BlogVer todas

Ortodoncia invisible: cómo funciona la alternativa para mejorar la sonrisa sin llamar la atención

04 de abril, 2017 Tratamiento y Recuperación
Con tecnología digital es posible lograr los mismos efectos que con brackets. Y cada vez en menos tiempo.

Hoy en día muchos adultos buscan mejorar su sonrisa, pero no están dispuestos a usar los aparatos de ortodoncia convencional. Para ellos, una de las mejores alternativas es lo que se conoce como “ortodoncia invisible”, una tecnología digital que consta de una serie de alineadores transparentes removibles, que se van cambiando y permiten que los dientes se muevan gradualmente hasta la posición deseada.

Así lo explican las doctoras Soledad Piñeiro y María José Palacios, ortodoncistas de Clínica Las Condes, quienes señalan que los pacientes buscan esta alternativa principalmente por su alta estética, pero al usarlas descubren otras de sus ventajas, la comodidad.

“Al realizar movimientos dentales muy suaves y calibrados, las molestias asociadas son menores, y se puede mantener de mejor manera la salud de las encías”, dice la doctora Piñeiro.

Al ser removibles, el paciente puede conservar una buena técnica de cepillado, protegiendo también la salud de sus dientes. “Además al ser diseñado y fabricado a medida por un software avanzado, hay una adaptación perfecta a los dientes, lo que permite una excelente terminación del caso y poder ver en pantalla desde un principio cómo será el resultado final de su sonrisa”, agrega la doctora Palacios.

La duración de este tipo de tratamiento varía dependiendo de la severidad de la anomalía a tratar, pero la tendencia internacional hoy es a un recambio de los alineadores más seguido, lo que está acortando los tiempos de tratamiento en un tercio del tiempo en relación a los tiempos promedio de tratamiento. “Esto depende de la colaboración del paciente, es importante cumplir con las horas de uso que indique el ortodontista. Por eso esta técnica se usa más en adultos, pero un adolescente comprometido, también es un buen candidato”, dice la doctora Piñeiro.

Gracias a los avances de los últimos años en el desarrollo de la técnica, lo que antes estaba limitado a casos sencillos de apiñamiento dental, hoy permite tratar casos de alta complejidad, con el mismo estándar de calidad que la ortodoncia convencional, e incluso superior en ciertos casos.

“Como cualquier tratamiento de ortodoncia, siempre se requiere un estudio ortodóncico previo, con fotos, modelos y radiografías que permitan un buen diagnóstico que es el punto de partida de cualquier tratamiento exitoso”, explican las especialistas.

Vista 7162 veces
Leer articulo completo

Noticias relacionadas

Comentarios