Mi Clínica
 

Si desea crear su cuenta de acceso debe dirigirse a cualquier módulo de informaciones para solicitar su clave.

 
 
logo clc
  logo clc
Centro de Pie y Tobillo

RESERVA DE HORA

 

Escoja el día, hora y especialista que prefiera, buscando por nombre del médico o la especialidad que necesite consultar.

Teléfonos de contacto

Mesa Central:
2 2210 4000
Reserva de Hora:
2 2610 8000
Rescate CLC:
2 2610 7777

Artrosis de tobillo

Tobillo inflamado


Desde hace más de veinte años ha habido un gran aumento en la incidencia de artrosis de tobillo, sin embargo, no es tan habitual como la de muñeca, cadera o rodilla.

La artrosis de tobillo provoca dolor y limitación en la movilidad del pie, debido a que es una degeneración del cartílago de las articulaciones del tobillo, logrando el desgaste progresivo de las superficies articulares.

La articulación del tobillo es la responsable del 75% del movimiento ascendente y descendente del pie. El astrágalo o talo está articulado con la Tibia, y estos están rodeados por los huesos del extremo de la pierna, en el interior (maléolo medial) y en el exterior (peroné).

El astrágalo o Talo se encuentran en la articulación del tobillo bastante ajustada y permite subir y bajar el pie, provocando leves movimientos laterales y de rotación.

La artrosis de tobillo puede ocurrir por una serie de causas, a diferencia de la rodilla y cadera, donde la mayoría de los pacientes con artrosis, desarrollan esta enfermedad sin ningún motivo en específico.

La mayoría de los pacientes en nuestra sociedad que desarrolla artrosis de tobillo, es debido a un trauma repetitivo en el tiempo o por consolidación inadecuada posterior a fractura de tobillo, siendo estas dos, las más comunes.

Otras causas de la artrosis del tobillo incluyen la artritis reumatoide, gota e inestabilidad del tobillo, produciendo múltiples esguinces de tobillo.

Tanto el paciente, como el médico pueden detectar fácilmente los síntomas de la artrosis en el tobillo. El paciente nota que hay limitación de movimiento para subir y bajar el pie y presenta dolor con la movilidad de su tobillo, también, notan rigidez y dolor en la mañana al empezar a caminar. Después de un rato esto puede disminuir, sin embargo, el dolor vuelve y empeora.

Al examinar el pie y el tobillo es fácil detectar la artrosis, hay aumento de temperatura local, inflamación e hinchazón asociados con movimiento limitado. Esto es confirmado por una radiografía, no es necesario una tomografía axial computarizada o una resonancia magnética.

La severidad de la condición, el grado de dolor y la capacidad del paciente para tolerar caminar con un tobillo rígido y doloroso determina el tratamiento. Como la mayoría de otras formas de artrosis, es raro la urgencia de una cirugía, la tasa de éxito de la cirugía es la misma, si el procedimiento quirúrgico se realiza inmediatamente, después de un diagnóstico o un año más tarde.

Hay cuatro principales procedimientos quirúrgicos para el tratamiento de la artrosis de tobillo:
 

  • Reemplazo total de tobillo o prótesis de tobillo.
  • Fusión de tobillo (artrodesis)
  • Artroplastía de Distracción tobillo.
  • Osteotomías de realineamiento.
 

Es evidente que hay ventajas y desventajas de un procedimiento sobre el otro y las tasas de éxito de estas diversas intervenciones son diferentes. No es fácil escoger el tipo de procedimiento, la decisión final se debe hacer con un traumatólogo con experiencia. Los estudios han demostrado que los resultados exitosos de la cirugía y aumento tasas de complicaciones disminuyen con mayor experiencia quirúrgica.