Mi Clínica
 

Si desea crear su cuenta de acceso debe dirigirse a cualquier módulo de informaciones para solicitar su clave.

 
 
logo clc
  logo clc
Centro de Pie y Tobillo

RESERVA DE HORA

 

Escoja el día, hora y especialista que prefiera, buscando por nombre del médico o la especialidad que necesite consultar.

Teléfonos de contacto

Mesa Central:
2 2210 4000
Reserva de Hora:
2 2610 8000
Rescate CLC:
2 2610 7777

Pie plano en niños

Manos de una madre cubren los pies de un niño


Antes se pensaba que nada podía hacerse para cambiar el patrón de desarrollo del pie plano en niños. Es difícil de distinguir aquellos niños cuyos pies van a ser problemáticos, dolorosos y con gran deformidad, de aquellos niños cuyos pies se mantendrán planos, pero sin síntomas asociados con ellos. Hay una serie de condiciones en la infancia y la adolescencia que puede causar un pie plano. Lo más importante que enfrentamos en el diagnóstico de esta condición es si permanecerá flexible o si se convertirá en rígido. Si el pie es rígido es mucho más esperable que se trate de un problema importante.

El pie plano flexible

Durante los primeros años de vida el pie plano es perfectamente normal. Es sólo alrededor del cuarto o quinto año en el que el arco realmente comienza a desarrollarse. Los pies planos en esta edad rara vez requieren tratamiento alguno. El soporte para el arco, plantilla u otros, no cambia la forma del pie ni cambiará el desarrollo del pie de ninguna manera. Simplemente mantiene el pie en una posición ligeramente mejor en el zapato. Esto es válido para los niños pequeños, adolescentes y adultos.

Si los pies están todavía muy planos en el momento en que un niño tiene ocho años, pueden convertirse en sintomático. Los niños con pies planos de mayor severidad se quejan de dolor, la fatiga en el arco de los pies y las piernas.

Algunos niños requieren tratamiento para el pie plano flexible, si los síntomas no se pueden controlar con cambios en el calzado y soportes ortopédicos para el arco (plantillas).

Hay dos tipos de tratamientos quirúrgicos que tienen bastante éxito. Una es la de insertar un pequeño cilíndrico en la articulación del hueso del talón (articulación subastragalina). La otra operación es para cambiar la forma del pie con cortes de hueso (osteotomía) y combinar esto con el uso de un injerto de hueso. La inserción del cilíndrico corresponde a un dispositivo que ha tenido un gran éxito en la corrección del pie plano del niño, se coloca en la articulación subastragalina (artrorrisis). Tanto la osteotomía como la artrorrisis le devuelven el arco y endereza el talón, aunque no logra un pie exactamente normal.

El procedimiento quirúrgico para insertar el implante tarda aproximadamente 20 minutos e implica la inserción de un pequeño tapón cilíndrico a través de una incisión de un centímetro en la parte exterior del talón y el tobillo. El niño es capaz de caminar en el pie después de unos días usando un yeso en la pierna o una bota removible. El implante se suele dejar en su lugar para siempre y no tiene que ser retirado, otras veces les molesta y es retirado al año.

Cuando la deformidad del pie es mayor, el implante subtalar puede no ser suficiente para corregir la deformidad del pie. Para estos niños un corte de hueso u osteotomía se realiza en el hueso del talón (calcáneo) para alargar y mejorar el arco del pie.