BlogVolver al blog

Cálculos biliares: ¿por qué la cirugía es necesaria?

07 de agosto, 2018 Adultos
Casi el 50% de los adultos tienen cálculos en la vesícula.

La vesícula es el órgano encargado de almacenar la bilis durante los períodos de ayuno. Esta secreción es producida por el hígado para ayudar al procesamiento y absorción de los alimentos, especialmente aquellos ricos en grasas.

Cuando se produce una disfunción hepática en la composición físico-química de la bilis (que normalmente es una solución perfecta) y comienza a precipitar en forma de microcristales -que vienen desde el hígado en la bilis y se adhieren unos con otros- se forman macrocristales en la vesícula biliar, también llamados cálculos.

El doctor Carlos Lizana, cirujano digestivo de Clínica Las Condes y del Centro Médico de Peñalolén, explica que hay varios factores asociados a la formación de los cálculos bliliares, entre ellos la geografía, la genética, el ambiente y el sexo, siendo más frecuente en mujeres que en hombres, por ejemplo.

“En América del Sur hay más personas que desarrollan cálculos que en la población nórdica del planeta, por ejemplo. Durante el embarazo también se pueden producir. Es multifactorial”, indica el cirujano.

No se conocen factores asociados a la dieta, pero sí asociados a la periodicidad de comer. “Cuando se deja largos períodos del día sin comer es probable que eso facilite la adherencia de estos microcristales en la vesícula y finalmente se formen cálculos en ella”.

Síntomas y tratamientos de los cálculos a la vesícula

Los cálculos en la vesícula pueden no provocar síntomas o comenzar con molestias leves, distensión abdominal, dolor, náuseas, vómitos, fiebre o ictericia (coloración amarilla en la piel), llegando a condiciones severas como la pancreatitis e incluso aparición de cáncer. Tener cálculos biliares es un factor predisponente del cáncer de vesícula.

Su detección se realiza a través de un examen habitual, no invasivo y sin riesgos: la ecografía abdominal. Como la presencia de cálculos puede ser asintomática, es importante realizarse este examen al menos una vez en la edad adulta, pues es más común en adultos y adultos jóvenes, aunque pueden aparecer a cualquier edad, incluso en recién nacidos.

“El tratamiento es la cirugía. Hay que extirpar la vesícula en todos los casos, sin importar si los cálculos son pequeños, medianos, múltiples o únicos, porque todos ellos pueden pasar a tener complicaciones”, enfatiza el doctor.

Una vez extirpado el órgano, no hay alteraciones digestivas perceptibles ni cambios en la alimentación. “Es similar a la apendicitis, la extirpación de la vesícula no produce cambios en las funciones fundamentales del aparato digestivo, como también ocurre en muchas otras operaciones sobre este sistema. La extirpación del órgano no consecuencias negativas”, asegura.

Vista 723 veces
Leer articulo completo

Noticias relacionadas

Donante vivo: un aliado para bajar la espera de quienes requieren un trasplante

31 de julio, 2018 Adultos

El riñón es el órgano más demandado por lo que, con la baja de donantes de este año, la lista de quienes lo necesitan ha tardado en avanzar.

Leer más

Neumotórax: ¿Sabes qué es?

26 de julio, 2018 Adultos

El dolor torácico intenso es su principal característica.

Leer más

Comentarios

Comments
Este post actualmente no tiene comentarios