BlogVolver al blog

Mujer con notebook en la cama

¿Qué cuidados debes tener tras una cirugía de tiroides?

05 de abril, 2019 Tratamiento y Recuperación
En dos semanas, el paciente ya puede retomar sus actividades habituales.

Tiene forma de mariposa y está ubicada en la parte delantera del cuello, justo debajo de la “manzana de Adán”. Esa es la tiroides, una glándula que regula varias funciones corporales al producir hormonas que controlan la frecuencia cardíaca, la presión arterial, la temperatura y el metabolismo del organismo, entre otras acciones.
 
Cuando se diagnostica un cáncer de tiroides, cuando hay nódulos sospechosos de esta enfermedad, o  ciertos tipos de hipertiroidismo, esta glándula se extirpa en una cirugía conocida como tiroidectomía.

Según el doctor Luis Inzunzacirujano de cabeza y cuello de Clínica Las Condes en Estoril y en el Centro Médico de Peñalolén, tras la cirugía, habitualmente la recuperación es rápida, por lo que el paciente puede retomar su actividad laboral y física en un plazo de unas dos semanas.
 
“Dependiendo de la patología y de lo que informe la biopsia de la tiroides ya extirpada, el paciente debe comenzar a tomar su hormona tiroidea de reemplazo (levotiroxina), para suplir a la hormona que ya no va a producir por la falta de la glándula tiroides”, señala el especialista.
 
Cabe mencionar que este medicamente se debe tomar de por vida, todos los días y en ayunas. “Si el paciente es responsable en la toma de su medicamento, va a mantener una función tiroidea completamente normal, por lo que no tiene por qué sufrir alteraciones en su peso, ni cambios en su estado de ánimo, ni ningún otro problema relacionado con la extirpación de su tiroides”, explica el doctor Inzunza.
 

“El seguimiento después de la cirugía se realiza en conjunto entre el cirujano de Cabeza y Cuello y el endocrinólogo tratante, que irá ajustando la dosis de levotiroxina en cada paciente”, insiste el doctor Inzunza.

 

Mitos de la tiroidectomía

 

Uno de los temores que tienen los pacientes que serán sometidos a una tiroidectomía, es la posibilidad de lesión de las cuerdas vocales.
 
“En realidad, lo que puede lesionarse no son las cuerdas vocales, sino los nervios que las inervan y les dan su movilidad, que se llama nervio laríngeo inferior. Ese nervio es una estructura muy fina, del grosor similar al de la primera cuerda de una guitarra que asciende por el cuello a cada lado de la tráquea, hasta entrar en la laringe”, explica el cirujano.
 
La buena noticia es que, a pesar de ser una estructura muy diminuta y delicada, los equipos quirúrgicos que se dedican a esta cirugía habitualmente identifican y preservan indemne estos nervios laríngeos. “Sin embargo, es relativamente frecuente que en el postoperatorio inmediato exista algún grado de disfonía producto de la inflamación producida por su manipulación, pero se trata de un fenómeno transitorio que revierte a los pocos días de operado”, dice el doctor Inzunza.
 
Vista 1421 veces
Leer articulo completo

Noticias relacionadas

“Ahora podré ver crecer a mis nietos”

13 de junio, 2019 Tratamiento y Recuperación

Francisco Izquierdo fue el primer paciente de Latinoamérica trasplantado con la técnica “ex vivo”, la cual permite aceptar un gran número de pulmones que antes eran rechazados para ser trasplantados.

Leer más

Previpulmón: la importancia de la detección precoz

13 de junio, 2019 Tratamiento y Recuperación

Detectar el cáncer de pulmón en etapa temprana permite aumentar la sobrevida y erradicar la enfermedad. El caso de Carolina Cerda es un ejemplo de ello.

Leer más

Comentarios

Comments
Este post actualmente no tiene comentarios