BlogVolver al blog

Conoce las causas que explican la aparición del reflujo gastroesofágico

05 de octubre, 2018 Tratamiento y Recuperación
Son varias las razones que pueden generar esta molestia, algunas son anatómicas y otras funcionales.


Se llama reflujo gastroesofágico al ascenso de comida o de contenido gástrico desde el estómago hacia el esófago, irritando e inflamando a este último que no está preparado para recibir este material ácido.

El doctor Mario Ferrario, cirujano adulto de Clínica Las Condes, explica que son varios los motivos por los que se produce. “Pueden ser situaciones anatómicas, funcionales o externas, tales como una comida muy abundante, alimentos pesados en la noche, o el embarazo y en casos de obesidad”, indica el especialista.

Cuando el reflujo se vuelve patológico, se puede producir esofagitis (inflamación del esófago) o complicaciones como faringitis, laringitis, tos que despierta a los pacientes durante la noche, micro aspiraciones que generan neumonías a repetición, e irritación de las cuerdas vocales. Por este motivo, muchos pacientes son derivados por el otorrinolaringólogo.

Entre otras razones, se encuentra la disfunción del cardias, una válvula que está justo en la unión del esófago con el estómago y que permite controlar que no haya reflujo. También se puede producir por una hernia hiatal, esto es un orificio por el que pasa el esófago que se hace más grande y por el que asciende el estómago al tórax. Esta presión negativa que se produce provoca que la comida y los ácidos del estómago suban por el esófago.

Un tercer elemento que puede estar involucrado es la anomalía esofágica. “El esófago es un tubo que conecta boca con estómago, pero que tiene un perristaltismo (movimiento muscular) que permite empujar la comida hacia el estómago. A veces, por alguna enfermedad puede producir alteración motora, lo que impide el normal funcionamiento de este generando el reflujo.


Diagnóstico del reflujo gastroesofágico


Según señala el doctor Mario Ferrario, el éxito del tratamiento de esta condición depende del diagnóstico y de los cambios conductuales que realice el paciente.

El diagnóstico se realiza a partir de la historia clínica del paciente (acidez, sobre todo nocturna, halitosis, laringitis a repetición, personas que duermen mejor si duermen semi sentadas). Además, se indica una endoscopía, un examen de imagen que permite saber el nivel de inflamación del esófago (esofagitis) o si ya se desarrolló Enfermedad de Barrett, según el nivel de daño producto de esta inflamación.

Sin embargo, dice el doctor Ferrario, para saber el nivel de acidez al que está sometido el esófago, la cantidad de eventos en los que se devuelve el contenido gástrico y la duración, se indica una pH metría de 24 horas. “Este examen consiste en poner una sonda, durante todo un día, para medir los eventos de ácido o reflujo. Dependiendo de la cantidad de veces que se devuelva el contenido, las veces que ocurra y la acidez, se llevan esos datos a un puntaje y nos dice qué tan severo es el reflujo”, señala el especialista.

Según la historia clínica del paciente, los resultados de la endoscopía y la pH metría, se indica un tratamiento a cada paciente. Si el reflujo es leve o moderado se indican fármacos.

“El tratamiento inicial es bloquear el ácido con inhibidores de la bomba de protones. Estos medicamentos son conocidos como omeprazol, esomeprazol, entre otros y tienen como función disminuir el nivel de ácido. Generalmente, los pacientes tienen una respuesta adecuada con estos fármacos. A eso se agrega tratamiento conductual, como no comer cosas pesadas en la noche, no comer y acostarse inmediatamente, dormir con varias almohadas o con el colchón inclinado para que la cabeza y el tórax queden más elevados, por ejemplo”.

En la menor cantidad de casos y si todas estas recomendaciones no tienen buen resultado, se indica una cirugía.
Vista 9216 veces
Leer articulo completo

Noticias relacionadas

Hepatitis: diagnóstico y evolución

28 de febrero, 2020 Tratamiento y Recuperación

La hepatitis, o la inflamación del hígado, puede curarse instantáneamente, pero también volverse crónica. ¿Qué hacer?

Leer más

Biopsia hepática: examen para detectar hígado graso

12 de febrero, 2020 Tratamiento y Recuperación

Examen permite indicar el grado de inflamación y fibrosis de este órgano.

Leer más

Comentarios

Comments
Este post actualmente no tiene comentarios