BlogVolver al blog

Hombre con dolor de estómago

Síndrome de Intestino Irritable: consejos para convivir con esta condición

10 de diciembre, 2021 Tratamiento y Recuperación
Se trata de uno de los trastornos gastrointestinales más comunes en la población. Requiere ser diagnosticado por un médico familiarizado con este tipo de patologías, ya que su aparición se puede deber a múltiples factores y confundir con otras enfermedades. Conoce más aquí.

“Si bien el Síndrome de Intestino Irritable no es en sí mismo una enfermedad grave, sus síntomas pueden ser muy similares a otras patologías digestivas frecuentes en nuestro país y que, inicialmente, se pueden manifestar de manera parecida”, comenta el especialista. Estas pueden ir desde intolerancia a la lactosa, intolerancia al gluten - enfermedad celíaca-, parásitos intestinales, sobrecrecimiento bacteriano intestinal, enfermedades inflamatorias intestinales autoinmunes, hasta cánceres digestivos como el gástrico o de colon. Por eso, es importante consultar al médico oportunamente si existen molestias digestivas en forma recurrente.
Aunque muchos se refieren a esta condición como colon irritable, el término correcto es Síndrome de Intestino Irritable, SII, ya que las alteraciones que causan molestias no radican en el colon exclusivamente.

“Irritable no quiere decir que el intestino o el colon estén inflamados, sino que las terminaciones nerviosas en el intestino son hipersensibles y que los nervios que controlan los músculos del intestino son hiperactivos. Se trata de un trastorno digestivo crónico, episódico y recurrente”, explica el doctor Samuel Sabah, gastroenterólogo CLC.

A nivel mundial, se estima una prevalencia de SII de entre un 3 y 40 %, dependiendo de la región o continente estudiado. En Chile, su prevalencia sería en alrededor de un 28% de la población, siendo las mujeres las más afectadas.

Se desconoce con exactitud cuál es la causa del SII, de hecho, se considera un trastorno multifactorial. Sin embargo, hay ciertos elementos que pueden influir en su aparición como, por ejemplo:
 
  • Contracciones musculares más fuertes de lo normal en el intestino.
  • Sistema nervioso alterado.
  • Cambio en la microbiota intestinal, que son las bacterias, hongos y virus que viven en el intestino.
  •  
Por otra parte, se ha visto también, que existen factores que pueden influir más fácilmente en algunas de las molestias del SII, como el consumo de ciertos alimentos y el estrés, por lo que el tratamiento debe ser individualizado según cada caso.

Existe un grupo de pacientes que se beneficia con una alimentación baja en FODMAP’s, junto con medicamentos, la práctica de actividad física y técnicas de relajación.

Diagnóstico de colon irritable

No existe un examen específico para el estudio de los pacientes con SII, sino más bien se sustenta en la presentación clínica que orientará al médico según la edad e historia clínica. Además, en algunos casos se debe evaluar si es pertinente solicitar algunos estudios para descartar otras patologías.

“Los síntomas del SII pueden variar de un paciente a otro, presentándose principalmente con dolor abdominal, distensión del abdomen o hinchazón, asociado a alteración del tránsito intestinal, ya sea con diarrea o estitiquez. En ocasiones también puede acompañarse de sensación de evacuación incompleta y exceso de gases o meteorismo”, explica el doctor Sabah.

Se debe sospechar la presencia de SII si el paciente presenta los últimos seis meses:
 
  • Dolor abdominal recurrente.
  • Alteración de la defecación.
  • Cambio en la frecuencia de las heces, asociado a un cambio en la consistencia de éstas.

“Si bien el Síndrome de Intestino Irritable no es en sí mismo una enfermedad grave, sus síntomas pueden ser muy similares a otras patologías digestivas frecuentes en nuestro país y que, inicialmente, se pueden manifestar de manera parecida”, comenta el especialista. Estas pueden ir desde intolerancia a la lactosa, intolerancia al gluten - enfermedad celíaca-, parásitos intestinales, sobrecrecimiento bacteriano intestinal, enfermedades inflamatorias intestinales autoinmunes, hasta cánceres digestivos como el gástrico o de colon. Por eso, es importante consultar al médico oportunamente si existen molestias digestivas en forma recurrente.

“Hay que saber que a pesar de que el SII puede presentarse de manera muy molesta en cuanto a los síntomas, incluso con alteración de la calidad de vida, no predispone al cáncer de colon. Se puede asociar con mayor frecuencia a diverticulosis y patología anal como hemorroides y fisuras por la tendencia a la constipación y/o la diarrea”, agrega el doctor Sabah.

8 consejos que pueden beneficiar al paciente con Síndrome de Intestino Irritable de intestino irritable
 
  1. Comer despacio y masticar bien.
  2. Evitar comidas abundantes, es preferible ingerir menos cantidad, con más frecuencia.
  3. Evitar los alimentos que desencadenan o empeoran los síntomas.
  4. Evitar las bebidas con gas y los alimentos flatulentos como repollo coliflor, habas, garbanzos, lentejas, porotos, repollitos de Bruselas, cebollas, puerros.
  5. Aumentar la ingesta de agua (de 1,5 a 2 litros diarios), sobre todo si hay constipación.
  6. Mantener un horario más o menos fijo de comidas e intentar evacuar de manera regular en horarios que le acomoden con tranquilidad.
  7. Realizar ejercicio físico aeróbico.
  8. Evitar, en lo posible, las situaciones estresantes. Tomarse un tiempo para descansar.

Alimentos FODMAPs 

Son hidratos de carbono de cadena corta fermentables: oligosacáridos, disacáridos, monosacáridos y polioles (por sus siglas en inglés), que producen gases en el intestino y distención abdominal.

Por eso, parte del tratamiento del Síndrome de Intestino Irritable se puede beneficiar en la eliminación de este tipo de alimentos de la dieta y, después de un tiempo, volver a incorporar poco a poco algunos de ellos para determinar cuáles aumentan los síntomas, según cada paciente en forma particular. Sin embargo, como implica la restricción de varios alimentos, siempre se debe seguir bajo la supervisión de un especialista para asegurar la adecuada ingesta de vitaminas y nutrientes.

Algunos de los alimentos altos en FODMAP’s son:
 
  • Leche y sus derivados: los alimentos que contienen lactosa pueden provocar gases e hinchazón en quienes son intolerantes a este azúcar de la leche.
  • Alimentos ricos en fructosa: las manzanas, peras y algunos frutos secos son ricos en azúcar, al igual que la miel. Cuando se ingiere, puede desencadenar alguno de los mismos efectos que genera la mala digestión de la lactosa.
  • Bebidas gaseosas: las burbujas de las bebidas pasan al tracto gastrointestinal, lo que aumenta la sensación de hinchazón y malestar estomacal.
  • Cafeína: en general, la cafeína puede incrementar la diarrea, otro de los principales síntomas del síndrome de intestino irritable. Además del café, esta sustancia está presente en el té, las bebidas colas, el chocolate y algunas bebidas energéticas.

Factores de mayor asociación con SII:
 
  • Antecedentes familiares de SII.
  • Sexo femenino.
  • Antecedentes de cuadros de ansiedad, estrés o depresión.
  • Antecedentes de ser portador de jaqueca o fibromialgia.

¿Cuándo consultar?

Si bien pueden ser muchas las causas asociadas al dolor abdominal y la presentación clínica del intestino irritable es diferente en cada paciente, se recomienda acudir a un especialista ante la presencia de alguno de los siguientes síntomas, en especial si son prolongados o recurrentes:
 
  • Dolor abdominal
  • Pérdida de peso sin razón aparente.
  • Hinchazón y exceso de gases.
  • Diarrea o constipación (estreñimiento).
  • Sangrado rectal.
  • Anemia por deficiencia de hierro.
  • Vómitos inexplicables.
  • Falta de apetito persistente.
Vista 13904 veces
Leer articulo completo

Noticias relacionadas

Gastroenterólogo: ¿qué hacer y cuándo visitarlo?

05 de agosto, 2022 Tratamiento y Recuperación

A continuación, descubre cuáles son las afecciones más frecuentes y la importancia de cuidar tu salud gastrointestinal.

Leer más

¿Qué la Enfermedad Inflamatoria Intestinal?

29 de junio, 2022 Tratamiento y Recuperación

Se trata de una patología crónica que puede afectar considerablemente la salud y calidad de vida de las personas si no se trata a tiempo y de forma adecuada.

Leer más

Comentarios

Comments
Este post actualmente no tiene comentarios