BlogVolver al blog

Climaterio y menopausia: Síntomas y tratamiento

05 de mayo, 2017 Adultos
Llegó el tiempo de dejar atrás los comentarios negativos sobre la menopausia. Hoy existen muchas opciones para hacer de ésta una gran etapa en la vida de la mujer. Disfrutar es aquí y ahora.

Menopausia: Es un tema del que a pocas mujeres les gusta hablar y que en casi todas produce, en mayor o menor grado, un cierto temor. Es que el climaterio es una etapa en la vida de la mujer frente a la cual surgen una serie de preguntas y en torno a la que existen muchos mitos y prejuicios.

“El climaterio puede ser un excelente momento en la vida de las mujeres y para eso, lo principal es que se diseñen estrategias de salud individuales, de acuerdo a las necesidades y expectativas que cada una tenga”, explica el doctor Marcelo Bianchi, ginecólogo y director del programa de Climaterio y Menopausia de CLC.

¿Se debe o no tomar hormonas? ¿Qué pasa con los huesos? ¿Se puede revertir la mayor caída de pelo? ¿Por qué se producen cambios anímicos? Junto al doctor Bianchi despejamos a continuación las principales dudas.
 

Menopausia y climaterio ¿Cuál es la diferencia?



La palabra menopausia se refiere a una fecha en concreto: la última vez que la mujer tuvo su menstruación. El climaterio, en cambio, se relaciona con los cambios que experimenta la mujer antes, durante y después de la menopausia. “En promedio, en Chile, a las mujeres les llega la menopausia a los 50 años; esto quiere decir que en algunas ocurre pasados los 50 y en otras, poco antes. De todas formas, sólo se habla de menopausia precoz cuando ésta se produce antes de los 40. Así, aun cuando a los 41 ó 42 se considera temprana y a esta edad tenga implicancias distintas y de mayor severidad, no está fuera de los rangos de normalidad”.

En términos médicos, la menopausia se produce porque los ovarios dejan de producir hormonas femeninas –estrógenos y progesterona–, que son sumamente importantes en la vida de la mujer y que poseen receptores en distintas partes del cuerpo; así, cuando dejan de estar presentes, se produce un deterioro gradual en diversos órganos.
 

¿Sí o no a la TRH?



Si bien la Terapia de Reemplazo Hormonal (TRH) para algunos resulta controvertida, el doctor Bianchi asegura que con los tipos de hormonas que hoy existen y las dosis que se manejan, sus riesgos colaterales han disminuido en forma importante. Eso sí, no todas las mujeres necesariamente deben consumirlas. “No es obligatorio. Todo depende de cómo le afecta a la mujer este proceso. Hoy existe un concepto inteligente que se basa en evaluar a cada paciente, y de acuerdo a cómo ésta enfrenta la menopausia, plantear distintos tipos de tratamientos; las hormonas son sólo una parte.

El planteamiento actual parte por definir las prioridades individuales –es distinto el caso de una geóloga que necesita mantener una salud ósea impecable porque anda arriba de los cerros, al de una actriz que trabaja con su imagen–, y luego diseñar un “traje a la medida” para cada una y una estrategia de salud por los próximos diez años”.
 

De bochornos y otros síntomas



Uno de los primeros síntomas de que se aproxima la menopausia es que la mujer comienza a tener ciclos más cortos (de 23 a 24 días), luego de lo cual viene una segunda etapa donde los ciclos son de 35 días o más. “En esta etapa la mujer está menos fértil, pero no infértil, por lo que quienes utilizan métodos de anticoncepción naturales deben ser especialmente cautelosas pues es difícil saber con certeza cuándo se ovuló”, advierte el doctor Bianchi.

Respecto de los síntomas, los bochornos suelen ser los más evidentes en una primera etapa. Estos se sienten como un calor que sube por el cuerpo hacia la cara, que dura alrededor de 5 minutos y que muchas veces es seguido de sudoración profusa, lo cual resulta bastante molesto y es percibido incluso por las personas que están alrededor. Son más frecuentes en la noche y muchas mujeres, incluso, tienen que cambiarse el pijama, lo cual repercute en su vida y la de su pareja, porque altera sus ritmos de sueño.

El ánimo es otro aspecto que se ve afectado. “No me soportan ni mis hijos… Ando peleando en el auto… Lloro hasta con los comerciales”, señalan las pacientes. Es porque la falta de estrógenos produce una mayor labilidad emocional; esto es, andar más irritables y sensibles. “En esto también influye cierta sensación de temor por entrar en una etapa distinta, donde las mujeres pueden verse afectadas en términos de salud y donde hay también un cambio en el ciclo vital y un fin de la maternidad, que sin duda es algo que está al centro de su identidad como mujer”, agrega el especialista.
 

Saludables por dentro (y por fuera)



Pese a que las enfermedades cardiovasculares suelen asociarse a la población masculina, junto a la caída en los niveles de estrógenos –que son protectores de la salud del corazón–, comienzan a aumentar los niveles de colesterol y la resistencia a la insulina, por lo que el riesgo de las mujeres se iguala al de los hombres. Por esto es importante vigilar la alimentación y realizar un adecuado chequeo anual. “Los cambios hormonales predisponen también a una mayor pérdida de calcio en los huesos, lo cual puede producir osteoporosis, que aumenta el riesgo de fractura. Esto es fácil de prevenir y asegurar una buena calidad ósea es nuestra responsabilidad como médicos tratantes”, asevera el doctor Bianchi.

Respecto de otros síntomas, como cambios en la apariencia de la piel y el pelo, el especialista afirma que en la actualidad existen tratamientos específicos –cremas, fármacos, champús y otros–, especialmente desarrollados para las mujeres a esta edad, que con una adecuada indicación pueden ayudar a que la piel se vea más lozana y frene la pérdida de pelo.
 

El Peso



La mayoría de las pacientes refiere que pese a comer lo mismo, sienten que están engordando, sobre todo en la zona abdominal (la temida “ponchera”) y un aumento en el volumen mamario. “Esto tiene que ver con una disminución del metabolismo basal –energía que se gasta diariamente en vivir–, y por eso es importante comer un poco menos (privilegiando la dieta mediterránea, con alimentos bajos en grasas y altos en fibra dietética) y gastar un poco más de calorías, por ejemplo, practicando algún deporte dos o tres veces por semana. El ejercicio, además, contribuye a preservar la salud mental, favorece la sexualidad y disminuye el riesgo de fracturas”.
 

Sexualidad Madura



Debido a la alta concentración de receptores de estrógenos en el aparato urogenital, éste es uno de los centros que más afectado se ve con la baja de hormonas, produciendo un cierto grado de atrofia. “Ello se traduce en menor lubricación, menor elasticidad, más dolor en el acto sexual, mayor probabilidad de infecciones y algún grado de molestia al orinar. Con un adecuado diagnóstico y manejo, gran parte de estas molestias se pueden revertir”, asegura el profesional.

También la sexualidad cambia y está mucho más orientada a lo emocional que a lo físico. A esta edad el atractivo tiene más relación con la empatía, con sentirse querida y acompañada. “Los especialistas hemos comprobado que aquellas parejas que mantienen una adecuada sexualidad es porque han logrado un equilibrio entre cuatro parámetros: salud, compromiso, intimidad y pasión”.
 

“El” Momento de la Mujer



Al contrario de las más jóvenes, que viven más agobiadas y llenas de responsabilidades, a esta edad las mujeres pueden comenzar a dedicarse más a ellas. “En nuestra sociedad la mujer está siempre al centro de todo, pero hay que enseñarles que en esta etapa les llegó su momento. Ello, en el contexto de que son mujeres más seguras de sí mismas, que ya no hacen las cosas porque tienen que hacerlas sino porque quieren hacerlas. Es una etapa que puede ser tremendamente plena en sus vidas, con espacio para sus hobbies o intereses postergados. Aprenden a pasarlo bien y se atreven a pasar una tarde pintando, a practicar deporte o simplemente a ir a la peluquería sin culpas. Eso es algo que nosotros tratamos de inculcarles: si lo pasaste mal el miércoles, te perdiste el miércoles… en el fondo, el mensaje es que no hay tiempo que desperdiciar”, puntualiza el doctor Bianchi.

Climaterio

 

  • Período de tiempo durante el cual la mujer pasa de la vida reproductiva a la no reproductiva. En promedio se inicia a los 40 años y se caracteriza por una disminución de la actividad ovárica, prolongándose hasta la senectud.
 

Menopausia
 

  • Fecha de la última menstruación en la vida de una mujer mayor de 40 años, y se hace alusión a ella cuando han pasado 12 meses sin que haya presentado sangrado vaginal. De este modo, marca el fin de la vida fértil de una mujer.
En Chile, en promedio, a las mujeres les llega la menopausia a los 50 años. Sólo se habla de menopausia precoz cuando ésta se produce antes de los 40. Así, aun cuando a los 41 Ó 42 se considera temprana, no está fuera de los rangos de normalidad.
 

Primeros Síntomas



Los principales síntomas o signos a corto plazo son:

 

 
  • Ciclos irregulares
  • Bochornos y sudoración nocturna
  • Alteraciones en el estado de ánimo y disminución en el interés sexual
 

Posteriormente, se presenta:

 
  • Sequedad vaginal
  • Incontinencia urinaria
  • Infecciones urinarias frecuentes
  • Envejecimiento de la piel
 

Síntomas a largo plazo:

 
  • Osteoporosis
  • Enfermedades cardiovasculares
Vista 183466 veces
Leer articulo completo

Noticias relacionadas

Después de la menopausia: tu calidad de vida depende de hábitos saludables

11 de octubre, 2019 Tratamiento y Recuperación

Alimentación y peso adecuado junto con ejercicios te permitirán sobrellevar mejor este período

Leer más

Embarazo y actividad física

09 de septiembre, 2019 Actividad Física

La práctica de ejercicio ayuda a fortalecer la musculatura y preparar el cuerpo para el momento del parto, entre otros beneficios.

Leer más

Comentarios

Comments
Este post actualmente no tiene comentarios