BlogVolver al blog

Mujer de rojo en Santorini, Grecia

¿Es normal subir de peso en vacaciones?

27 de febrero, 2019 Alimentación saludable
En los días de relajo podemos aumentar hasta un kilo y medio gracias a los excesos. Para volver a la rutina, las expertas de Clínica Las Condes recomiendan medir la porción de frutas y retomar o empezar a realizar ejercicio.

Quedan pocos días de verano y muchos ya comienzan a volver de sus vacaciones, descubriendo con asombro al probarse la camisa para regresar al trabajo o el uniforme escolar comprado con anterioridad, que los días de relajo les han dejado más que descanso extra en el cuerpo.

Para Giselle Muñoz, nutricionista de Clínica Las Condeses común que después de unos días de merecidas de vacaciones las personas tiendan a aumentar uno o dos kilos. Sin embargo, subir de peso en vacaciones no es lo ideal.

“Nosotros siempre recomendamos a nuestros pacientes que intenten no saltarse sus horarios. Muchas veces no es necesario despertarse tan temprano para preparar el desayuno, lo importante es no saltarse esa comida. Lo mismo ocurre con las colaciones, ya que a veces las personas van a la playa y pasan toda la tarde sin comer, llegando a la hora de once o comida con mucho apetito”, explica.

 

¡Ojo con la fruta!



Uno de los grandes beneficios del verano es la gran variedad de frutas disponibles, y aunque se recomienda consumirlas moderadamente, hay quienes se van al extremo reemplazando comidas por grandes porciones de sandía o melón, situación que Giselle Muñoz no recomienda. “Lo ideal es que aprovechemos la fruta que hay en esta época, pero no nos podemos ir al extremo. Tratemos de que la colación de media mañana o media tarde sea una fruta de tamaño pequeño, pero no dejemos de lado nuestra cena por una porción de sandía”, recomienda.

En cuanto a los horarios de consumo, la nutricionista de Clínica Las Condes explica que va a depender del objetivo de cada persona. “Si nosotros tenemos un peso normal y queremos mantenerlo, no va a ser perjudicial comer fruta en la noche, pero si se busca perder peso, comer un gran trozo de sandía al finalizar el día no nos va a ayudar mucho, ya que contiene gran cantidad de carbohidratos. Lo mejor siempre será preferirlas a media mañana o en la tarde y respetar la porción, que en el caso de la sandía o el melón, es una taza”, señala.

 

Privilegia el deporte para comer sin tantas restricciones



Las vacaciones no tienen por qué ser un impedimento para comer rico, sobre todo si realizas algún tipo de actividad física. En el caso de quienes no están muy habituados, la kinesióloga de Clínica Las Condes, Mariela Olivares, recomienda comenzar, por ejemplo, con caminatas por la orilla de playa a tolerancia, cuya intensidad signifique un aumento en las pulsaciones, pero a una intensidad que permita seguir conversando.

Esto además de mantener el cuerpo activo, permitirá tener un gasto energético mayor y comer sin tantas limitaciones, olvidando un poco el aumento de peso en verano. Lo ideal es realizarlo en las mañanas, para que los planes que aparezcan durante el día no arruinen tu rutina de ejercicio.

Ahora bien, si durante el año te mantienes en constante movimiento realizando deporte o asistiendo al gimnasio, lo ideal es no pausar esa actividad en vacaciones, sino que buscar alternativas. La clave está en encontrar el equilibrio entre descansar, dormir y practicar actividad física.

“Si estamos en la playa podemos realizar caminatas por la costanera, andar en bicicleta, patines o incluso caminar. Y si aún tienes energía, puedes realizar ejercicios de abdominales, brazos y piernas. Actualmente existen muchas app grastuitas con rutinas cortas de ejercicio que puedes hacer en casa sin usar implementos. Lo importante es no abandonar en este periodo en que se tiende a estar más tranquilo, en reposo y sedentario”, aconseja Mariela.

Si éste no fue tu caso, pero estás decidido a comenzar o retomar el ejercicio cuanto antes, una buena forma de hacerlo es de forma progresiva. “El ritmo que la persona tenía antes de sus días de descanso no lo va a poder alcanzar durante su primera sesión, por eso lo mejor es dejar un periodo de adaptación de una o dos semanas y después ir aumentando la intensidad, las cargas y el tiempo, dependiendo la tolerancia”, explica la kinesióloga de Clínica Las Condes.
 
Vista 451 veces
Leer articulo completo

Noticias relacionadas

¿Qué son los Trastornos de la Conducta Alimentaria?

29 de mayo, 2019 Alimentación saludable

El 2 de junio es el Día Mundial por la Acción de los TCA, enfermedad silenciosa que está directamente relacionada con la ingesta de comida y a la que hay que estar alertas para tratarlas.

Leer más

El preocupante aumento de la obesidad en Chile

30 de abril, 2019 Tratamiento y Recuperación

Una serie de factores han influido en el incremento de esta cifra en nuestro país, entre ellos el mayor acceso a alimentos altos en calorías, azúcares y grasas a un bajo precio.

Leer más

Comentarios

Comments
Este post actualmente no tiene comentarios