BlogVolver al blog

Novedosa cirugía resolvió malformación de niña de República Dominicana

05 de septiembre, 2016 Tratamiento y Recuperación
Amy nació con una obstrucción nasal y vino a Clínica Las Condes para solucionar su problema y volver a respirar.

La atresia de coanas es una malformación congénita en la que los bebés nacen con una obstrucción total o parcial entre la nariz y la parte trasera de la nariz (nasofaringe). Este espacio que está por detrás de la nariz, está cubierto por una placa compuesta por membrana y hueso que impide el paso del aire y no los deja respirar por la nariz.
 
Amy nació con este problema y a un día de nacer, ya estaba en pabellón para que los médicos intentaran despejar ese espacio. Yenny Torres, su mamá cuenta que esa fue la primera cirugía. Después vinieron otras cuatro operaciones en Santo Domingo y ocho más en Estados Unidos: doce cirugías a sus cinco años. Pero ninguna era definitiva y la zona se volvía a obstruir, “teníamos que velar sus sueños en las noches, cuidando que no se asfixiara. Ese era el principal temor”, recuerda Yenny.
 
La doctora Constanza Valdés, otorrinolaringóloga de Clínica Las Condes, dice que se estima que por cada ocho mil nacidos vivos, nace uno con atresia de coana, la que puede ser unilateral o bilateral. Como los bebés no saben respirar por la boca, esta situación se transforma en una emergencia médica durante el parto.
 
Nos dijeron que había una oportunidad en Chile y no lo dudamos. Nos vinimos a ver a la doctora Valdés. Pusimos nuestras esperanzas en venir acá. No teníamos éxito en ninguna parte…”, recuerda Yenny.
 
Lo que hizo la doctora Valdés fue operarla con una nueva técnica llamada “Técnica Endoscópica Transeptal para atresia de coanas”. “Consiste en llegar por dentro de la nariz a la zona afectada. Allí se retira todo el tejido que está tapando el paso del aire. Cuando ya está abierto el espacio, los bordes de éste se cubren con la misma mucosa de la nariz y queda revascularizado con esto se disminuye la posibilidad que se vuelva a cerrar la neocoana”, explica la doctora Valdés.
 
Después de dos horas de cirugía, Amy salió del pabellón con su nariz despejada. Yenny está contenta y muy agradecida. A dos semanas de la operación dice que “es muy satisfactorio verla respirar por la nariz” y que esta vez “ha sido muy diferente a las otras cirugías”.

Según la doctora Valdés, esta cirugía debiera ser la definitiva para Amy, aunque debe seguir con los controles en República Dominicana. Como la técnica es nueva, es importante hacer seguimiento en el largo plazo.
 
Vista 321 veces
Leer articulo completo

Noticias relacionadas

Desviación de tabique puede provocar dificultades respiratorias y enfermedades crónicas

02 de septiembre, 2019 Tratamiento y Recuperación

La septoplastia, cirugía para la corrección de la desviación del tabique, tiene como objetivo que el paciente logre un sueño más reparador y respire de forma óptima.

Leer más

Tumores vasculares nasales: técnica mínimamente invasiva disminuye sangrado y complicaciones

09 de julio, 2019 Tratamiento y Recuperación

La técnica endoscópica y embolización permiten remover los tumores sin realizar incisiones en el rostro, disminuyendo el sangrado intraoperatorio y los días de hospitalización.

Leer más

Comentarios

Comments
Este post actualmente no tiene comentarios