BlogVolver al blog

Impétigo: ¿qué es y cómo se trata?

22 de marzo, 2023 Tratamiento y Recuperación
El impétigo es una infección que se caracteriza por ocasionar pequeñas heridas o costras amarillentas en la piel de los niños. Conoce más sobre las causas y tratamiento.

¿Cuáles son las zonas más afectadas?

Según el equipo de Pediatría de Clínica Las Condes, el impétigo es una infección superficial y localizada de la piel, producida por bacterias que son habituales en el exterior de esta, como el Streptcoccus pyogenes y Staphylococcus aureus principalmente.

Las zonas afectadas con mayor frecuencia son aquellas que permanecen descubiertas, es decir, las más expuestas a abrasiones o roces, como la cara, especialmente alrededor de la nariz, boca, piernas y brazos, aunque también puede desarrollarse en cualquier parte del cuerpo.

Los especialistas indican que tanto el Streptcoccus pyogenes como el Staphylococcus aureus, se encuentran habitualmente en la piel de las personas, alrededor de boca, nariz y en superficies y objetos que entran en contacto con la piel.

¿Cuáles son sus síntomas?

El impétigo se manifiesta con costras amarillentas y de aspecto similar a la miel. Este comienza con una pequeña mancha o granito rojo que se transforma en ampolla, que al romperse deja la costra característica con un borde rojizo. Además, hay picazón y es posible observar pus en las lesiones.

Los niños con esta infección casi nunca presentan fiebre y los ganglios de la zona afectada a veces pueden aumentar de tamaño, mientras que el dolor es variable. El impétigo es muy contagioso y se extiende tanto en el propio paciente como a otras personas que tuvieron contacto con el niño. Normalmente no es grave, pero se debe tener cuidado para que la infección no afecte a otras partes del cuerpo.

¿Cómo se puede diferenciar del herpes?

El impétigo se diferencia del herpes, en primer lugar, porque el primero es causado por virus, mientras que el segundo por bacterias.

Otra diferencia, es que el herpes se ubica habitualmente en el límite mucocutáneo del labio inferior, donde se desarrollan pequeñas lesiones llenas de líquido que pueden reunirse rápidamente cerca de la boca, las cuales al romperse forman una úlcera, que finalmente se cubre con una costra de color café.

En el herpes, el dolor depende de la persona, pero es más intenso que otras lesiones de piel. Además, es más común en adultos, tiene una evolución crónica y puede aparecer nuevamente en la misma zona.

En cambio, el impétigo, es de piel y no de mucosas, su costra es color miel y no siempre reaparece en la misma zona.

¿A quiénes afecta principalmente el impétigo?

Si bien puede afectar a adultos, es más frecuente en niños de 2 a 5 años y en épocas de calor. Por otro lado, personas que tengan lesiones en la piel son más propensas a contraer impétigo.

Medidas de prevención
 
  • Lavarse las manos a menudo y ducharse diariamente.
  • Cortar las uñas de lactantes y niños para mantenerlas limpias.
  • Mantener seca la cara de niños y lactantes alrededor de la boca.
  • Utilizar jabones hipoalergénicos, sobre todo en pieles atópicas.
  • No exponer niños a personas contagiadas.
  • Pacientes diabéticos deben controlar su azúcar en la sangre, ya que niveles altos deprimen el sistema inmune.
  • Consultar al médico cuando aparecen lesiones cutáneas.

Tratamiento

Lo primero es limpiar las lesiones con agua y jabón, para posteriormente aplicar antibióticos en crema y orales en caso de ser necesario. Esto siempre bajo supervisión médica.

Posibles complicaciones

Las complicaciones por impétigo son poco frecuentes, sin embargo, podrían aparecer problemas renales (glomerulonefritis postestreptocócica) y reumáticas, afectando el corazón, articulaciones, cerebro y piel.

 
Vista 1905 veces
Leer articulo completo

Noticias relacionadas

Cuidados de verano

23 de enero, 2024 Urgencia

Picada de araña y de abejas

Leer más

DÍA MUNDIAL DEL NIÑO PREMATURO

17 de noviembre, 2023 Recién nacido

Conciencia y compromiso

Leer más

Comentarios

Comments
Este post actualmente no tiene comentarios