BlogVolver al blog

Toda infección urinaria en niños debe ser estudiada

26 de noviembre, 2018 Niños
Detrás de una infección urinaria puede haber un reflujo vesicoureteral. ¿En qué consiste?

El reflujo urinario en los niños o reflujo vesicoureteral (RVU) se produce cuando la orina no sigue su curso normal y se devuelve hacia los riñones, facilitando la producción de infecciones urinarias en los niños.

“Normalmente la dirección del pipí es de los riñones hacia la vejiga, a través de los uréteres, y posteriormente al exterior, a través de la uretra. En la unión del uréter con la vejiga existe una válvula unidireccional, que hace que el flujo sea hacia afuera, pero en algunos niños no funciona y, por lo tanto, el pipí se devuelve hacia los riñones”, dice el doctor José Miguel Escala Aguirre, urólogo infantil de Clínica Las Condes.

El problema es que, al devolverse la orina, facilita la producción de una infección urinaria. “Pasa a ser una infección urinaria alta, que llamamos pielonefritis (infección del riñón) y que puede ser grave, sobre todo en los lactantes, ya que va dañando el riñón, el que puede ser progresivo e irreversible”, explica el especialista.
 

Infección urinaria con fiebre



Para no empeorar, el urólogo infantil indica que toda infección urinaria febril debe ser estudiada. El RVU puede estar presente hasta en el 1% de los niños, pero la mayoría son asintomáticos. “Se sospecha de este reflujo frente a una infección urinaria febril o a una dilatación de la vía urinaria que se pesquisa por ecografía”, dice el doctor Escala.

El examen para hacer el diagnóstico es la uretrocistografía, un tipo de radiografía en la cual hay que poner medio de contraste en la vejiga mediante una sonda y esperar hasta que el niño orine para ver las imágenes. Es un examen algo invasivo, por lo que no se les hace a todos los niños, sino a aquellos que el especialista determine.
 

Tratamiento del reflujo vesicoureteral



El tratamiento del reflujo vesicoureteral puede ser médico o quirúrgico, dependiendo del grado de reflujo y las condiciones de cada paciente.

“El tratamiento médico consiste en una serie de medidas para evitar la infección urinaria, además de mantener la orina estéril mediante un antibiótico en dosis bajas durante un tiempo prolongado (promedio 18 meses)”, dice el doctor.

El tratamiento quirúrgico puede ser endoscópico (cerrado), que consiste en inyectar una sustancia dentro de la vejiga para ‘arreglar’ la válvula vesicoureteral. “Éste es de más fácil y rápida solución siendo ambulatorio, pero no está indicado para todos los reflujos. En el caso de la cirugía abierta, que es la más convencional y consiste en reparar la válvula mediante una cirugía que posee varias técnicas, se requiere hospitalización de 3 a 4 días y debe permanecer ese tiempo con una sonda en la vejiga para una buena cicatrización”, explica.
Es una cirugía de muy buenos resultados, llegando a un 97% de éxito.
 
Vista 400 veces
Leer articulo completo

Noticias relacionadas

Higiene y alergias están relacionadas

27 de marzo, 2019 Tratamiento y Recuperación

Aumento de niños con alergias a los alimentos se explicaría por el exceso de limpieza.

Leer más

Cenar a diario con los niños permite adquirir buenos hábitos

06 de marzo, 2019 Niños

Una comida que incluya verduras, proteínas y frutas les entrega los nutrientes que requieren e impide que coman otros alimentos poco saludables.

Leer más

Comentarios

Comments
Este post actualmente no tiene comentarios