BlogVolver al blog

Cuando la queja se transforma en hábito

14 de octubre, 2016 Bienestar Psicológico
Conducta surge frente a una situación que no podemos controlar.

La queja es una de las tantas posibles respuestas ante una determinada situación que nos hace sentir incómodos o sobrepasados.
 
“Se trata de una conducta humana, una forma de expresar una emoción de aflicción que puede surgir frente a algo que se escapa a nuestro control y como un medio que permite la descarga de dicha sensación”, explica la psicóloga de Clínica Las Condes, Daniela Toro.
 
Además, la queja, en ocasiones puntuales, puede cumplir la función de descargar y expresar nuestra emocionalidad frente a alguna determinada situación dolorosa o conflictiva.
 
El problema aparece cuando la persona que enfrenta la dificultad se queda sólo en la queja y no busca soluciones. “La queja puede llegar a convertirse en un hábito, una forma de enfrentar la vida en la que ya no se discrimina la situación que se enfrenta. Esto hace que la persona ve en las situaciones más nimias, grandes dramas o dificultades”, dice la psicóloga.
 

Desventajas de quejarse constantemente


 
Quejarse trae consigo muchas desventajas porque se transforma en una respuesta habitual frente a cualquier problema y al si se adopta como actitud frente a la vida “obviamente resulta negativa y contraproducente y solo perpetuará los problemas, aumentando la sensación de inseguridad y de indefensión”, recalca Daniela Toro.

Es posible que la queja ocurra sólo en situaciones muy puntuales que nos afligen, pero debiera acompañarse de una posterior actitud de acción de la persona orientada a buscar una solución, a asimilar una realidad o cambiar la perspectiva de la situación a una que nos permita enfrentar y actuar para resolver el problema.
 
“La persona que se queja constantemente no sólo se convierte en alguien con escasa capacidad de resolución, sino que además no asume su responsabilidad frente a lo que vive”, indica la psicóloga.

A veces esta tendencia a quejarse, surge de manera inconsciente como parte de una de las conductas de victimización que busca deshacerse de la propia responsabilidad y culpar al resto.
 
Si conoces a una persona que vive en la queja o si tú mismo sueles quejarte a menudo, por atención porque “hay situaciones en que la constante queja puede ser una conducta sintomática de otro tipo de dificultades como problemas de personalidad o algún estado depresivo”, señala la especialista. 

Vista 459 veces
Leer articulo completo

Noticias relacionadas

Beneficios de los abrazos para la salud

11 de febrero, 2022 Bienestar Psicológico

Un abrazo vale más que un millón de palabras. Te contamos la importancia que tiene en la salud de las personas practicar este gesto de afecto.

Leer más

Cómo afecta la luz solar en nuestras emociones

14 de enero, 2022 Bienestar Psicológico

Según un estudio realizado por la Universidad Brigham Young en Estados Unidos, tomar sol en cualquier momento del día influye positivamente en el estado de ánimo. Conoce más a continuación:

Leer más

Comentarios

Comments
Este post actualmente no tiene comentarios