BlogVolver al blog

Trastornos Conducta Alimentaria

Trastornos de la Conducta Alimentaria

30 de noviembre, 2023 Adultos
Tratamiento multidisciplinario es fundamental para recuperación del paciente.

Los Trastornos de la Conducta Alimentaria (TCA) son patologías complejas que consisten en alteraciones en los patrones de alimentación que afectan de manera negativa en la salud general y el funcionamiento psicológico y social de quienes los padecen.
 
Los impactos negativos de los TCA
 
Desde el Departamento de Psiquiatría de Clínica Las Condes, explican que estos trastornos pueden manifestarse en todas las personas en cualquier etapa de la vida. Se caracterizan por la presencia de una preocupación excesiva en relación con la comida, el peso y/o la figura corporal, aunque no es necesario presentar todos los síntomas simultáneamente para padecer un TCA.
 
“En algunos de estos trastornos se presentan conductas patológicas para el control o la reducción del peso corporal. No debemos pasar por alto que la desnutrición inducida por los TCA puede afectar tanto a personas con bajo peso como a quienes presentan sobrepeso u obesidad”, indican los especialistas.
 
Asimismo, agregan que “los TCA son el resultado de la compleja interacción de factores biológicos, ambientales y rasgos de personalidad característicos del individuo. Estos trastornos, de naturaleza crónica y recurrente, pueden tener consecuencias devastadoras en la salud general y mental, por lo que su manejo requiere la intervención de un equipo multidisciplinario”.
 
Desde el Departamento de Nutriología de Clínica Las Condes, sostienen que los TCA “son potencialmente graves y pueden tener consecuencias devastadoras para la salud física como: desnutrición, enfermedades cardiovasculares, desequilibrios electrolíticos, alteraciones del sistema digestivo, fatiga muscular, amenorrea (ausencia de menstruación), problemas bucales y dentales”.
 
¿Cuántos TCA existen?
 
Existen muchas y variadas presentaciones de los TCA. Algunos de los más comunes son:
 
  • Anorexia nerviosa: consiste en una restricción de la ingesta alimentaria por debajo de los requerimientos nutricionales, lo que lleva a la pérdida de peso y la desnutrición. La persona experimenta temor intenso a ganar peso y tiene una imagen distorsionada de su cuerpo. Estos pacientes sí sienten apetito y pueden presentar atracones y purgas (vómitos, uso de laxantes, diuréticos, ejercicio extenuante). A menudo, pueden llegar a un peso corporal peligrosamente bajo.
 
  • Bulimia nerviosa: son episodios recurrentes de atracones, seguidos de conductas para evitar el aumento de peso, como el vómito autoinducido, uso inadecuado de laxantes u otros fármacos, ayuno y ejercicio excesivo. En muchos casos, las personas mantienen un peso corporal dentro de un rango normal, lo que dificulta su detección.
 
  • Trastorno por atracón: son episodios de consumo excesivo de alimentos, pero sin comportamientos compensatorios como el vómito. Esto puede llevar al aumento de peso y desnutrición. La sensación de descontrol durante la ingesta y la culpa posterior es un aspecto fundamental para el diagnóstico.
 
  • Trastorno del comedor nocturno: son episodios recurrentes de consumo excesivo de alimentos en el periodo entre la cena y el momento de acostarse. Pueden levantarse a comer y describen sentirse deprimidos durante la noche. Las dificultades en el sueño y falta de apetito por la mañana son aspectos importantes en el diagnóstico y tratamiento.
 
Señales de alerta
 
  • Cambios en los patrones de alimentación: ayunos prolongados, evitación o selección de ciertos alimentos, eludir comer con otras personas, incluso con sus familiares.
  • Preocupación excesiva por las calorías y la composición de los alimentos.
  • Atracones.
  • Conductas insanas para controlar el peso, como el vómito autoinducido o el uso de laxantes, diuréticos u otros fármacos.
  • Uso de ropa holgada y/o en varias capas, con el fin de esconder su cuerpo, aun en días calurosos.
  • Pérdida o ganancia drástica de peso en un corto periodo de tiempo.
  • Aislamiento social.
  • Cambios emocionales como la depresión o la ansiedad, y la reducción de la capacidad física e intelectual debido a la desnutrición son también signos de alarma.
  • Exceso de ejercicio, incluso cuando resulta extenuante y perjudicial al lesionarse.
 
Vista 408 veces
Leer articulo completo

Noticias relacionadas

Consejos para mitigar los efectos del cansancio de fin de año

07 de noviembre, 2023 Adultos

A fin de año son muchas las personas que comienzan a notar el cansancio provocado por distintos motivos, como trabajo, vida familiar o social.

Leer más

Atracones de comida: ¿de qué se trata este desconocido trastorno alimentario?

19 de octubre, 2023 Adultos

El trastorno por atracón (TA), se puede presentar a cualquier edad y su diagnóstico se retrasa debido a que las personas no saben que se trata de una enfermedad. Conoce más acerca de esta patología. 

Leer más

Comentarios

Comments
Este post actualmente no tiene comentarios