BlogVolver al blog

mujer con insomnio

Ansiedad nocturna: cómo identificarla y enfrentarla

06 de julio, 2021 Tratamiento y Recuperación
La pandemia y sus consecuencias han multiplicado los casos de ansiedad, una respuesta de alarma normal del cuerpo frente a amenazas psicológicas o físicas reales o imaginarias, pero que puede intensificarse y presentarse más allá de la presencia de un estímulo, provocando problemas como el aumento de la frecuencia cardiaca, pensamientos acelerados y/o insomnio, entre otros.

El doctor Juan Fernando Meneses, psiquiatra de Clínica Las Condes, explica que la ansiedad es una emoción normal caracterizada por sentimientos de nerviosismo y preocupación, una alarma que nos ha permitido la sobrevivencia, “pero cuando se enciende en situaciones que no ameritan, está muy sobreactivada, es demasiado intensa para lo que se espera, o sigue encendida más allá de la presencia del estímulo, es cuando nos tenemos que hacer cargo”, subraya.

Puede manifestarse con el aumento de la frecuencia cardiaca, palmas sudorosas, boca seca, sobreexcitación y pensamientos recurrentes en torno a problemas. Esta sobreactivación provoca una mayor activación de cortisol y adrenalina, por lo que cuando sucede en la noche no nos deja dormir bien, ya sea porque no nos deja conciliar el sueño o por continuos despertares. En casos extremos una persona podría despertar con crisis de pánico, terrores nocturnos o parálisis del sueño (cuando despierta y no puede mover el cuerpo).

“En la noche es uno de los momentos más comunes en que las personas experimentan ansiedad, ya que al tener menos en qué ocuparse, está con sus pensamientos, el cerebro continúa trabajando y enfrentando los desafíos del día”, sostiene el especialista.

Las alteraciones del sueño y la ansiedad están muy ligadas. La ansiedad provoca falta de sueño y dormir mal provoca más ansiedad. Es común tener sueños de estrés que involucran cosas cotidianas que han ocurrido en el día, pero que salen mal y provocan más ansiedad. 

No obstante, no todo es trastorno, es normal experimentar ansiedad ocasional, frente a situaciones como una entrevista o una exposición, por ejemplo. “Lo que ya no es normal es cuando esta preocupación no es puntual, sino constante, todas las noches, dura mucho tiempo, cuando es una preocupación crónica, intensa frente al estímulo y empieza a provocar insomnio severo y a afectar el rendimiento al otro día”, sostiene el psiquiatra.

Cuando la ansiedad es normal, en general, cede sola cuando no está presente el motivo de la preocupación. Pero si no es el caso, la indicación es consultar a un profesional, sea un psicólogo o psiquiatra. “La terapia con más evidencia médica es la terapia cognitivo conductual, que fomenta el cambio de patrones de pensamiento disfuncionales, mejora el ánimo y comportamiento”, señala.

En casos más leves es clave mejorar hábitos de sueño: no tomar estimulantes muy tarde (té o café no más allá de las 4 de la tarde), ejercicio físico matutino o en el día, crear un ambiente cómodo y utilizar la habitación solo para dormir, por ejemplo.
Vista 4097 veces
Leer articulo completo

Noticias relacionadas

Ecoansiedad: cómo el cambio climático afecta nuestra salud mental

30 de junio, 2022 Bienestar Psicológico

La extrema preocupación, tristeza y ansiedad por los efectos de la crisis climática puede afectarnos seriamente, sobre todo a los adolescentes. ¿Quieres saber por qué? A continuación, te invitamos a informarte más de este trastorno y cómo reconocerlo.

Leer más

Baby blues y depresión postparto ¿son lo mismo?

20 de junio, 2022 Bienestar Psicológico

¿Por qué me siento triste cuando debería ser el momento más feliz de mi vida? Esta sensación es más común de lo que muchas madres creen y puede estar asociada a los llamados baby blues o depresión postparto. Descubre cómo se diferencian y su tratamiento.

Leer más

Comentarios

Comments
Este post actualmente no tiene comentarios