BlogVolver al blog

Asma y embarazo: entre el segundo y tercer trimestre aumenta el riesgo

15 de junio, 2018 Adultos
Control de la condición es clave para que no afecte al feto.


El asma afecta entre el 5% y 10% del total de mujeres embarazadas a nivel mundial y, en alrededor del 30% de ellas, el asma se puede deteriorar entre el segundo a tercer trimestre, lo que aumenta el riesgo para la madre y el feto.
 
La doctora María Teresa Parada, broncopulmonar de Clínica Las Condes, indica que un asma mal controlado puede causar partos de pretérmino, recién nacidos de bajo peso, aumento del riesgo de cesárea, además de estar asociado al paladar hendido. En la madre sin tratamiento pueden producirse crisis de asma más severas en el tercer trimestre y mayor riesgo fatal, al asociarse a infecciones virales como influenza.

“La paciente debe mantener su control broncopulmonar asociado al obstétrico durante el embarazo, con énfasis en el segundo y tercer trimestre. No debe suspender sus medicamentos de control, estos se adecuan a etapa de embarazo”, indica la especialista. El uso de Salbutamol a libre demanda no constituye tratamiento, advierte.

La embarazada con asma debe además evitar la obesidad, recibir la vacuna antiinfluenza después de 12 semanas de gestación, manejar el reflujo gastroesofágico, la alergia y no fumar.
 
“La mayor afección que puede sufrir el feto es por una crisis obstructiva bronquial, que deteriore la oxigenación a través de disminución del flujo placentario. Existen medicamentos de corticoides inhalados y broncodilatadores probados en embarazo a los que puede adecuarse a la paciente. Debemos evitar crisis en primeras 12 semanas y uso de corticoides orales que podrían asociarse a malformaciones congénitas”, dice la doctora.
 

¿Qué hacer si tiene una crisis?


 
En caso de una crisis de asma, la embarazada debe consultar con el médico broncopulmonar de inmediato para establecer la severidad de la crisis o, bien, acudir a un servicio de urgencia y avisar a su obstetra.
 
“Se aumentará la dosis de broncodilatadores y corticoides orales e inhalados. Se indicará reposo y control. Si es una crisis severa se hospitalizará para manejo de la madre y monitorización del feto. Las pacientes en control deben tener una pauta de manejo inicial de crisis entregado por su médico”, sostiene la especialista.
 
Sin embargo, cabe mencionar que lo fundamental del tratamiento es evitar siempre una crisis obstructiva.
Vista 12383 veces
Leer articulo completo

Noticias relacionadas

Diferencia entre asma bronquial y bronquitis crónica

07 de julio, 2020 Tratamiento y Recuperación

Se trata de dos enfermedades de las vías respiratorias con síntomas similares pero con causas y tratamientos muy diferentes. Por eso es importante saber reconocerlas.

Leer más

Alergia y asma: directamente relacionadas

07 de febrero, 2020 Tratamiento y Recuperación

Hasta un 50% de los pacientes asmáticos son alérgicos.

Leer más

Comentarios

Comments
Este post actualmente no tiene comentarios