BlogVolver al blog

La importancia del hilo dental

07 de julio, 2017 Adultos
El cepillado es primordial, pero la seda dental puede ayudar a remover placa bacteriana difícil de atacar.

En una revisión de estudios científicos sobre el uso del hilo dental –realizada en EE.UU. por la Agencia AP-, no se encontraron resultados contundentes sobre su utilidad, sin embargo, la seda dental sigue siendo uno de los más elementos más recomendados para remover la placa bacteriana de aquellos lugares donde el cepillo dental no puede llegar fácilmente, como debajo de la encía y entre los dientes.

 

A pesar de que se han cuestionado los beneficios del uso de la seda dental, por la falta, para algunos, de evidencia científica que lo avale, la Asociación Dental Americana (ADA) reafirma la importancia del uso de hilo dental, señalando que “la limpieza profesional, el cepillado de los dientes y la limpieza entre dientes (uso de hilo dental y de otras herramientas) han demostrado que interrumpen y eliminan la placa”.

 

La doctora Patricia Mallea, odontóloga de Clínica Las Condes, está de acuerdo y señala que hay ciertas recomendaciones para usarlo correctamente, evitando dañar las encías:

 
  • Tomar unos 40 a 50 cms. de seda dental desde el envase, enrollar en ambos dedos del medio, dejando una cantidad aproximada de 2 cms. de hilo entre ellos.
  • Deslizar el hilo suavemente entre los dientes, curvando la seda en forma de ‘’c’’, como si estuviera lustrando las superficies de los dientes vecinos, primero una y después la otra, cuidando de no dañar la encía al ejercer un exceso de presión.
  • Una vez que se ha limpiado entre un par de dientes, se retira el hilo y se corre hacia el hilo sin usar para limpiar otro espacio interdental, esto para no ‘’sembrar’’ bacterias desde un espacio interdentario a otro. De esta manera se avanza desde la zona superior derecha hacia la superior izquierda, y luego, desde la inferior derecha hacia la inferior izquierda.
 

Respecto al uso de enjuague bucal, la doctora señala que se recomienda que la decisión de su uso sea en base al juicio clínico del profesional y de las preferencias del paciente. Así, por ejemplo, un paciente con bajo riesgo de caries que consume agua fluorada y que utiliza pasta de dientes con flúor, puede no requerir el uso de un enjuague bucal, en lo que se refiere a prevención de caries.

 

Con todo, para cuidar la salud oral es importante también el control de la ingesta de hidratos de carbono, tener una dieta balanceada, baja en azúcares y baja en frecuencia de alimentos entre comidas.

 

El control con el odontólogo debe ser mínimo 2 veces al año, donde pueden realizarse medidas de prevención de caries como: aplicación de barnices con altas concentraciones de flúor y de sellantes de puntos y fisuras.

Vista 1021 veces
Leer articulo completo

Noticias relacionadas

Convenio académico con Facultad de Odontología

03 de septiembre, 2018 Actividades CLC

Clínica Las Condes firma acuerdo con la Facultad de Odontología de la Universidad de Chile.

Leer más

Tabaco, higiene y estrés: la tríada perfecta que ataca tu salud bucal

30 de agosto, 2018 Adultos

Caries, gingivitis y periodontitis están entre las consecuencias de fumar.

Leer más

Comentarios

Comments
Este post actualmente no tiene comentarios