Blefaroplastía: Ojos más jóvenes

La blefaroplastía –o cirugía de párpados– refresca la mirada y rejuvenece la apariencia de la cara.


blefaroplastía
 

Durante los últimos años, nuevos procedimientos han perfeccionado la blefaroplastía, lo que ha permitido mejores resultados a largo plazo, minimizar riesgos y agilizar la recuperación.

Llegada cierta edad, muchos hombres y mujeres se quejan porque, a pesar de sentirse jóvenes y vitales, sus rostros reflejan una apariencia triste y cansada. En una gran cantidad de casos, esto se debe a que, por efecto del paso del tiempo, sus párpados se han caído y/o presentan abultamientos grasos -más conocidas como “bolsas”- en los párpados inferiores.

En este caso, los pacientes prefieren la blefaroplastia, una excelente alternativa para quienes no buscan una cirugía estética tan radical, sino sólo "refrescar" sus rostros.
 

¿Qué es la blefaroplastia?


La blefaroplastia es un procedimiento que tiene como objetivo tratar los párpados caídos, condición que se da con el paso del tiempo. Hasta hace pocos años lo que se hacía era retirar el exceso de piel y los depósitos grasos. Entonces, a medida que pasaba el tiempo, los ojos adquirían una apariencia esqueletizada, hundida y sin volumen. Eso llevó a modificar el procedimiento, ahora eliminando sólo el exceso de piel. Los depósitos grasos de los párpados superiores e inferiores, en cambio, no son retirados, sino redistribuidos sobre los rebordes óseos de la órbita (el hueso que rodea la cavidad del ojo), con lo que se obtiene un rejuvenecimiento mucho más natural.

Las cicatrices de esta cirugía apenas se notan, pues las incisiones del párpado superior se realizan en el pliegue natural de la piel y las del párpado inferior, por debajo de las pestañas.

La cirugía es ambulatoria, dura cerca de una hora y media y el paciente tiene la opción de elegir el tipo de anestesia que prefiera: local, con sedación intravenosa o general. La zona cercana a los ojos queda hinchada por alrededor de una semana, el tiempo aproximado que dura el postoperatorio, con semirreposo en la casa.

Efecto lifting

Adicionalmente a la blefaroplastía, y en el mismo acto quirúrgico, es posible reposicionar otros tejidos de la cara, circundantes a los párpados, consiguiendo un efecto de lifting. Se trata de levantar moderadamente las cejas e incluso pómulos y mejillas. No es un lifting muy importante, pero refresca el rostro de un modo muy natural.

Si se opta por este procedimiento adicional, la cirugía continúa siendo ambulatoria o con hospitalización por algunas horas, pero el postoperatorio suele ser más largo ya que puede producirse mayor edema.

Este tipo de cirugía menos invasiva, es muy elegida por mujeres más jóvenes que las que tradicionalmente consultan por este tipo de problemas. En general, son mujeres profesionalmente activas, que desean un cambio “no tan drástico” y con un reintegro laboral rápido.



banner-contenido-644x150.jpg