Mi Clínica
 

Si desea crear su cuenta de acceso debe dirigirse a cualquier módulo de informaciones para solicitar su clave.

 
 
  CLC
CLCCLC
CLC

Aftas

Tremendamente incómodas y dolorosas, las aftas orales son bastante comunes entre los niños y aparecen por múltiples razones.

Martín, de 9 años, llegó a finales de año del colegio quejándose de un molesto dolor en la boca. Al revisarlo, su mamá descubrió una serie de “granitos” en todo el borde de la lengua. Por su aspecto ulceroso, redondeado e inflamado, supuso que eran aftas, pero su preocupación aumentó cuando al cuarto día seguía muy adolorido y, peor aún, no quería comer.

Decidió consultar a su pediatra y se enteró de que las aftas son reacciones inflamatorias autoinmunes que aparecen en cualquier parte de la boca: lengua, paladar duro, parte posterior de la faringe, parte interna de las mejillas y labios, y que los detonantes son muy variados. El de su hijo era estrés.

Las causas

Según la doctora Pamela Hernández, pediatra de Clínica Las Condes, aún no está muy claro por qué se producen las aftas, pero sí se sabe que existen varios gatillantes. Entre ellos están los cambios hormonales (lo que explica que sean más frecuentes en mujeres) y el estrés, ya que el sistema inmunológico y las emociones están estrechamente ligados. “Otro factor muy frecuente son los microtraumas o pequeñas heridas en la boca provocadas por alimentos muy duros, frenillos, planos de relajación o cualquier elemento que favorezca la aparición de estas úlceras orales”, agrega la pediatra.

Pero eso no es todo. Las aftas pueden ser también una expresión de alergias alimentarias. Y no solo se relacionan a alimentos cálidos (palta, nueces, etc.) como muchos creen, sino que a todo tipo de comida, desde tomates hasta leche, pasando por trigo y muchas otras posibilidades. “Por eso los doctores suelen realizar una encuesta alimentaria a los pacientes afectados para encontrar alguna relación entre la aparición de la lesión y la ingesta de algún alimento”.

Finalmente, hay otras dos causas antes las cuales hay que estar atentos y que requieren de un diagnóstico diferencial: que corresponda a una infección herpética, un virus conocido popularmente como fiebre aftosa (ver recuadro) o que sea parte de una enfermedad autoinmune más sistémica (como lupus, síndrome de Behcet o la enfermedad celiaca) y que las aftas sean la primera presentación. “Pero estos casos son mucho menos frecuente”, advierte.

Manejo

Generalmente las aftas no se pueden prevenir pero tampoco revisten mayor gravedad en sí mismas y suelen desaparecer a la semana o diez días desde su aparición de forma espontánea (no hay nada que hacer para acelerar el proceso). Pero hay que tener en cuenta que sí pueden afectar la calidad de vida de los niños ya que al ser muy dolorosas, muchos dejan de comer e ingieren menos líquido.

La doctora Hernández recomienda consultar con un especialista en caso de que estas sean recurrentes (una vez al mes ya lo es) porque, como ya dijimos, puede ser la primera presentación de una enfermedad autoinmune o una manifestación alérgica. Además, es importante ir al médico si hay un impacto en el estado general del niño, si este deja de comer, baja de peso o va asociado con otros síntomas como fiebre o decaimiento.

El tratamiento va a depender de la causa: eliminar ciertos alimentos, ajustar o cambiar los aparatos que hacen daño, en fin. “Para disminuir el dolor, existen anestésicos tópicos que pueden ayudar. En los casos más severos, es algún corticoide. Es importante mantener una buena higiene bucal, de lo contrario se puede tener una sobreinfección bacteriana”.

Para tener en cuenta

  • Las aftas tardan entre una semana y diez días en sanar. Durante ese período es poco lo que se puede hacer para evitar las molestias o acelerar el proceso.

¿Virus?


Conocido popularmente como fiebre aftosa, una infección herpética es una enfermedad viral que se manifiesta con aftas orales. A diferencia de las otras manifestaciones, esta sí es contagiosa, puede ir asociada a fiebre y es difícil que sea recurrente, pues el cuerpo ya tiene montada una respuesta. De esta manera, la próxima vez atacará de forma más suave y generalmente no tiene indicación de tratamiento antiviral.

Ubicación y videos


 

Visítanos 

Ubicación


Pediatría
Edificio 4 Rojo,
Piso 3

 

Horario de Atención


Lunes a viernes
de 8:30 a 20:00 hrs.