Mi Clínica
 

Si desea crear su cuenta de acceso debe dirigirse a cualquier módulo de informaciones para solicitar su clave.

 
 
  CLC
CLCCLC
CLC

Ensalada de dientes

El proceso de cambio de dientes varía considerablemente entre los niños. Armónico en algunos, para otros llega a ser incluso traumático.


Entre los 5 y los 6 años aparecen los primeros dientes definitivos, que se denominan primeros molares o molares de seis años.

Estos se ubican detrás de los dientes temporales o de leche sin reemplazar a ninguno de éstos, lo cual hace que el proceso pase generalmente desapercibido. Sin embargo, luego de esto se inicia una etapa más notoria, que es el cambio de los ocho incisivos: cuatro superiores y cuatro inferiores.

Y si bien en algunos niños la secuencia de este cambio es armónica y puede que ni se note, en otros llega a ser incluso traumático, porque empiezan a llamar la atención del resto con sus sonrisas curiosas, divertidas. “Lo anterior ocurre cuando los nuevos incisivos aparecen en posiciones fuera de norma o en secuencia poco común.

En este sentido, es importante que los padres conversen con anticipación acerca del proceso que van a experimentar sus hijos, idealmente, desde el mismo día en que se suelta el primer diente”, sostiene el ortodoncista de CLC, Jaime Cabrera.

Como los incisivos definitivos son más grandes que los de leche (a veces, notoriamente), lo habitual es que salgan “apiñados” o desordenados.

Y esta es la razón más frecuente de la primera visita al ortodoncista. “Hay especialistas que por la sola razón anterior inician un tratamiento de inmediato. Sin embargo, tenemos que recordar que este “apiñamiento” de los nuevos incisivos es un importante estímulo de crecimiento transversal del arco dentario, lo que junto con el crecimiento general de la cara, puede llegar a solucionar, en ocasiones, totalmente el problema”, agrega el especialista.

También en este período se detectan otros problemas, como estrechez del arco superior que puede desencadenar desviación del mentón para acomodar la mordida, caninos que vienen con inclinaciones amenazadoras contra las raíces de los incisivos, dientes definitivos que no se forman (agenesias), dientes extras (supernumerarios), frenillos disfuncionales, etcétera. Por ello, mantener a los niños en observación durante un par de años puede ser lo más aconsejable. Pero si los trastornos son más exagerados, puede ser necesario tomar otro tipo de medidas.

Paletudos v/s perudos: Otro factor que empieza a observarse a esta edad es la relación antero-posterior entre los incisivos superiores e inferiores:

Protrusión Incisiva Superior: los incisivos superiores están muy pronunciados hacia adelante (“paletudos”).

Poco crecimiento sagital de la Mandibula o Disto Oclusión por tamaño mandibular:un maxilar inferior muy chico, poco proyectado (“poca pera”).

Prognatismo Mandibular: crecimiento exagerado y anormal del maxilar inferior. Los incisivos inferiores quedan por delante de los superiores al cerrar la boca (“perudos”).“Un problema un poco más complicado, porque puede ser una estructura facial con problemas de crecimiento o con ciertas características exageradas poco afortunadas y, tal vez, acentuadas por efecto de un mal hábito como respiración bucal, deglución atípica y/o succión de dedo o chupete”, advierte el especialista.

Dado lo anterior, en ciertas ocasiones dependiendo del tipo de crecimiento de la cara o la magnitud del problema el ortodoncista puede intervenir por primera vez. En otras se sigue esperando, pero se orienta a los padres respecto del proceso que puede avecinarse.

Es recomendable que la primera visita al ortodoncista se realice al iniciar el cambio de los incisivos.


Ubicación y videos


 

Visítanos 

Ubicación


Pediatría
Edificio 4 Rojo,
Piso 3

 

Horario de Atención


Lunes a viernes
de 8:30 a 20:00 hrs.