CLC
CLCCLC
CLC

Centro Clínico del Cáncer

Contigo en cada momento

RESERVA DE HORA

 

Escoja el día, hora y especialista que prefiera, buscando por nombre del médico o la especialidad que necesite consultar.

Teléfonos de contacto

Mesa Central: 2 2210 4000
Reserva de Hora: 2 2610 8000
Rescate CLC: 2 2610 7777

Cáncer de Vejiga

Cáncer de vejiga

El cáncer de vejiga es una enfermedad relativamente frecuente, que se manifiesta en especial en fumadores (el cigarrillo produce acumulación de sustancias tóxicas en la orina que inducen producción de células malignas en la vejiga).

También puede presentarse en no fumadores, y en personas asociadas a algunas actividades como la imprenta, el uso profesional de anilinas y la polución de las grandes ciudades.

Es más frecuente en hombres mayores de 40 años. Su diagnóstico y tratamiento precoz son fundamentales en el pronóstico de la enfermedad.

El síntoma más frecuente y sobre el cual estar alerta es la presencia de sangre en la orina, la que se puede exteriorizar con cambios de coloración desde el tono rosado hasta el rojo intenso, con o sin coágulos, pero también es posible su manifestación a través de la existencia de sangre en niveles microscópicos (aumento del recuento de glóbulos rojos al examen de orina), lo que obliga al estudio con el fin de descartar esta enfermedad.

Dada su estrecha asociación con el hábito tabáquico es recomendable que los fumadores se hagan al menos un examen de orina anual.

En algunas oportunidades, se pueden asociar molestias urinarias como ardor y aumento de la frecuencia miccional sin relación con una infección urinaria, y en otras puede ser totalmente asintomática.

Habitualmente, cuando el urólogo sospecha de cáncer de vejiga, indica un examen de imagen, como tomografía computada (escáner) de la vía urinaria y una cistoscopía (examen endoscópico que se hace con anestesia local, en forma ambulatoria y molestias mínimas).

Si el diagnóstico se confirma, se practica la resección (extracción) del tumor a través de la uretra (RTU). La biopsia informará si el tumor es superficial o profundo, lo que determina el tratamiento complementario al cual el paciente será sometido.

Éste va desde la introducción de sustancias antitumorales (quimioterapia) dentro de la vejiga para impedir la recaída o el uso de tratamiento inmunológico (BCG), hasta la extracción de la vejiga en su totalidad con técnicas de reemplazo de ésta que permiten al paciente llevar una vida prácticamente normal.

Como siempre, lo mejor es prevenir, por lo que es importante crear conciencia de lo perjudicial que es la polución atmosférica y el hábito tabáquico.