BlogVolver al blog

pestes infantiles

Pestes infantiles: ¿cuáles son las más comunes y cómo tratarlas?

25 de enero, 2023 Tratamiento y Recuperación
Conoce cuáles son las de mayor prevalencia y cómo en algunos casos se pueden prevenir.

Existe una alta probabilidad de que los niños se contagien de enfermedades exantemáticas, comúnmente conocidas como “pestes”, las que son un motivo frecuente en las consultas pediátricas. Por ello, es fundamental saber reconocerlas y entender sus causas, así lo destaca el  Dr. Jaime Herrera, pediatra de CLC. “Estas son enfermedades contagiosas que se presentan habitualmente en la edad infantil, pero que también pueden afectar a los adultos, incluso siendo más severas. Se caracterizan por presentar manchas o lesiones en la piel. Son de etiología infecciosa, la mayoría de origen viral, pero hay algunas causadas por bacterias”. 

El especialista señala que las enfermedades exantemáticas de la infancia son por lo general muy contagiosas y su transmisión es de persona a persona a través de la vía respiratoria, mediante la saliva, las secreciones nasales o en el caso de las vesiculosas, directamente al tocar el líquido (exudado) de las ampollas.

Las pestes que aparecen con mayor frecuencia durante la niñez son:
  • Varicela: Es causada por el virus de la varicela-zóster (VVZ). La lesión inicial es una mancha roja que luego evoluciona a una ampolla, la que a los 2 días se rompe generando una costra. La mayoría de los casos son leves y de evolución benigna en los infantes, sin embargo, en adolescentes, adultos y pacientes crónicos con tratamiento inmunosupresor (corticoide) puede ser grave, requiriendo tratamiento antiviral e incluso hospitalización. Existe una vacuna para prevenir su contagio y se contempla en el calendario de vacunación de niños nacidos a partir del año 2019.  Consiste en una vacuna de dos dosis, una administrada a los 18 meses y luego a los 36 meses de edad.
  • Rubéola: Es una enfermedad que se puede presentar en forma muy leve, en ocasiones con fiebre baja, y mínimo malestar en general. Las lesiones de la piel son tenues, pequeñas manchas rosadas generalizadas y ganglios inflamados en la región de la nuca. El mayor riesgo de esta enfermedad es cuando el virus de la rubéola infecta a una mujer embarazada en sus primeras etapas, puesto que la probabilidad de transmitir el virus al feto es del 90%. Esto puede causar anomalías congénitas e incluso la muerte. En Chile, para prevenir su aparición, se administra la vacuna contra la rubéola como una combinación a la de sarampión, paperas y rubéola (tres vírica) a los 12 y 36 meses.
  • Sarampión: Es una enfermedad vírica muy contagiosa que se transmite por partículas procedentes de la nariz, boca y faringe de las personas infectadas. Sus síntomas suelen ser fiebre alta, rinorrea, tos, ojos rojos y llorosos, pequeñas manchas blancas en la cara interna de las mejillas, y erupción generalizada en todo el cuerpo. Si bien, esta enfermedad es poco frecuente gracias a las altas tasas de vacunación, en algunos casos el sarampión puede causar complicaciones graves de salud, tales como ceguera, encefalitis, diarrea intensa, infecciones del oído y neumonía, sobre todo en pacientes inmunodeprimidos. Tal como en el caso de la rubéola, se previene través de la inoculación de la vacuna tres vírica a los 12 y 36 meses de edad.
  • Escarlatina: Es una enfermedad bacteriana producida por un grupo de bacterias llamado estreptococos del grupo A que es la misma bacteria de la amigdalitis purulenta. Se contagia por la vía respiratoria y produce inflamación en la garganta. Desde ese sitio, la bacteria produce una toxina que se manifiesta en la piel y que se conoce como escarlatina. A diferencia de las pestes anteriores, su tratamiento es con antibióticos y por lo mismo no tiene mayores complicaciones.
  • Exantema súbito: Es una enfermedad viral benigna que afecta mayoritariamente a recién nacidos y niños pequeños. También se conoce como la sexta enfermedad o roséola. Es causada por el virus del herpes humano tipo 6 y tipo 7. Entre sus síntomas característicos, está la fiebre alta durante 3 a 5 días sin otros síntomas relevantes, al ceder la fiebre aparecen en forma súbita las erupciones de color rosado en todo el cuerpo. Aunque no se puede prevenir, es fundamental el manejo y control adecuado de la fiebre.
  • Eritema infeccioso: Esta enfermedad es causada por el parvovirus humano B19. Afecta con frecuencia a los niños en edad escolar. Se caracteriza por la aparición de un exantema rojo en las mejillas, que posteriormente puede extenderse a las extremidades. Estas manchas pueden aparecer, desaparecer súbitamente. No hay tratamiento para esta patología, que desaparece en algunas semanas. Las complicaciones son muy poco frecuentes. Las recomendaciones son mantener el reposo y manejo de la fiebre.
  • Otros exantemas no clásicos: existe un grupo de pestes o enfermedades exantemáticas que no corresponden a las pestes clásicas y que se manifiestan en niños durante o finalizada una enfermedad viral.
A este listado de enfermedades exantemáticas, el Dr. Herrera agrega que, “es muy importante que los padres cumplan con el calendario de vacunación del MINSAL y sigan la recomendación de su pediatra respecto a refuerzo de vacunas y vacunas adicionales. Además, hay que recordar que si bien es cierto la mayoría son benignas, pueden complicarse y alguna requiere tratamiento antibiótico”.
Vista 20 veces
Leer articulo completo

Noticias relacionadas

Este verano ¡Cuidado con la otitis!

27 de enero, 2023 Tratamiento y Recuperación

La otitis externa es una patología común en la época estival, sin embargo, con las precauciones necesarias es posible prevenirla.

Leer más

¿Viajas mucho y sueles tener Jet Lag?: entérate de estos consejos

27 de enero, 2023 Tratamiento y Recuperación

Conoce los diferentes efectos que causa viajar grandes distancias y los cambios de horario.

Leer más

Comentarios

Comments
Este post actualmente no tiene comentarios