BlogVolver al blog

Médico haciendo demostración

¿Qué es una hernia discal?

22 de febrero, 2023 Tratamiento y Recuperación
Hay diversos factores que puedan dar origen a una hernia discal, por lo tanto, es importante saber reconocer los síntomas para lograr un tratamiento adecuado.

La columna está compuesta por las vértebras -huesos que protegen la médula espinal-, estas vértebras están separadas por discos que cumplen la función de amortiguar la columna, dejando un espacio entre éstas, permitiendo así su movimiento y logrando, por ejemplo, que podamos agacharnos o estirarnos.

En este contexto, el equipo del Centro de Columna de CLC -compuesto por neurocirujanos y traumatólogos especialistas en esta área- explica cuáles son las complicaciones que pueden producirse por el daño en los discos lumbares: “en la columna hay unos discos elásticos y varias articulaciones entre las vértebras. Por pequeños traumatismos, esfuerzos o simplemente por el envejecimiento, los discos pueden romperse y su contenido herniarse hacia atrás o hacia los lados. Esto puede suceder en toda la columna, cervical, dorsal o lumbar”.

Entre los principales factores de riesgo de desarrollar una hernia discal se encuentran:
 
  • Envejecimiento discal congénito.
  • Sobrepeso.
  • Esfuerzos mal realizados.
  • Sedentarismo.

¿A qué señales debemos estar atentos?

Los especialistas indican que, al romperse un disco, puede provocar los siguientes síntomas:
 
  • Dolor agudo.
  • Si la hernia comprime una raíz nerviosa; producirá un dolor radicular, si es cervical; esté será hacia los brazos, en cambio si afecta el área dorsal; las molestias serán en la zona intercostal, y si es lumbar; el dolor será ciático.

Diagnóstico y tratamiento

Según explican los expertos del Centro de Columna CLC, “el diagnostico siempre será clínico e incluye un examen físico completo, poniendo énfasis en territorios neurológicos, debiendo ser complementado con una resonancia magnética -que permite ver estructuras neurales dentro del canal raquídeo-.

En cuanto al tratamiento, se inicia con analgésicos antiinflamatorios, reposo relativo y kinesiología de rehabilitación. En caso de que el dolor vaya en aumento o si produce impotencia funcional o falta de fuerza de una extremidad producto de dicha hernia, el paciente deberá someterse a un tratamiento quirúrgico. Se realizan diferentes tipos de procedimientos mediante técnicas de cirugía abierta y/o endoscópicas, en donde se aborda la columna a través de una incisión, mediante esta apertura quirúrgica se procederá a localizar la raíz nerviosa para posteriormente descomprimirla quirúrgicamente retirando el material discal y óseo que comprime dicha raíz.

Entre las posibles complicaciones de la intervención quirúrgicas, los especialistas indican: “si inicialmente el paciente sufre de falta de fuerza de un territorio ciático y no se procede a la descompresión mediante el acto quirúrgico, puede quedar una secuela de falta de fuerza a posterior”.
 
Consejos y recomendaciones

Entre las recomendaciones que entrega el equipo del Centro de Columna, indican que, para su prevención, las personas deben mantener un peso adecuado para no forzar los últimos discos lumbares, realizar actividad física de manera de regular y si ya se tiene el diagnóstico de hernia discal, deben realizar ejercicios sin carga o de bajo impacto como, caminatas, bicicleta o natación.
Vista 255 veces
Leer articulo completo

Noticias relacionadas

¿Sabes qué es una enfermedad rara?

28 de febrero, 2023 Tratamiento y Recuperación

En el marco del Día Mundial de estas patologías, te explicamos sus 10 tipos más frecuentes y cómo se manifiestan.

Leer más

¿Cómo cuidarnos del hantavirus?

13 de febrero, 2023 Tratamiento y Recuperación

Descubre qué resguardos se deben tomar durante las vacaciones para prevenir el contagio de este virus que puede ser mortal.

Leer más

Comentarios

Comments
Este post actualmente no tiene comentarios