BlogVolver al blog

Miomas uterinos: ¿cuándo es necesario extirparlos?

10 de julio, 2018 Adultos
Tumores benignos pueden provocar el aumento del volumen menstrual, sangrados anormales entre las reglas y dolor pelviano.

Los miomas uterinos o tumores benignos en el útero, suelen provocar dolor pelviano y aumento del volumen menstrual, además de inflamación. Dependiendo de su ubicación, pueden producir incapacidad de aguantar la orina o dificultades para eliminar deposiciones, incluso infertilidad. “Sin embargo, hay que hacer un seguimiento, pues no todos se deben extirpar. Sólo en algunos casos es esencial”.  señala el doctor Sebastián Prado Ginecólogo de Clínica Las Condes.
 

Los síntomas más frecuentes de los Miomas Uterinos son:

 
  • Aumento del volumen menstrual.
  • Sangrados anormales entre las reglas.
  • Dolor pelviano.
  • Si alcanza tamaños importantes, la paciente puede observar un aumento del volumen abdominal en la pelvis.
  • Dependiendo de la ubicación del mioma, pueden producir incapacidad de aguantar mucho tiempo de orinar o dificultades para eliminar deposiciones, ya que el útero enfermo puede apretar la vejiga y el recto. Si se encuentran en relación a la cavidad uterina incluso podrían asociarse a infertilidad.

El diagnóstico se realiza a través del examen ginecológico, con el que se puede detectar un útero con nódulos palpables e irregular. “La ecografía transvaginal es el examen más útil, ya que podemos visualizar directamente el útero. En ocasiones la resonancia magnética nos entrega una mejor descripción cuando los miomas son de gran volumen”, agrega el especialista.


“Cabe mencionar que muchos de ellos no provocarán síntomas y no presentan crecimiento progresivo, por lo que sólo se requiere un control periódico”, sostiene. Si es necesario extirparlo se hace a través de cirugía.
 
“Dependiendo del deseo de fertilidad de la paciente y las características como cantidad y tamaño de ellos, se podría realizar sólo una extracción de los miomas con conservación del útero o realizar una histerectomía, que consiste en una extracción total del útero”, explica.
 

Tratamiento y cirugía para miomas



Existen algunos tratamientos médicos que permiten la reducción de tamaño y del sangrado anormal de los miomas, sin embargo, su objetivo principal es permitir una cirugía conservadora del útero, o mejorar condiciones generales de la paciente previo a la cirugía.
 
“La cirugía se indica de acuerdo a los síntomas de la paciente, sangrado, dolor, alteraciones de la pelvis, o cuando pueden interferir con el embarazo. También se operan todos los miomas que presentan crecimiento progresivo, ya que mientras más grandes es más difícil realizar la cirugía. Además existe un riesgo, pero muy bajo, de que se trate de un tumor maligno del útero. Esta última posibilidad es más probable cuando observamos crecimiento de los miomas después de la menopausia. Finalmente, se operan cuando en su primera evaluación encontramos miomas de gran tamaño”, agrega.

Cuando se realiza una cirugía con conservación de útero existe una posibilidad de que reaparezcan nuevos miomas, debido a que un útero que produce miomas tiende a producirlos nuevamente. Muchas veces puede suceder que hay pequeños miomas que no se ven y que van creciendo con el tiempo.
 

Cuatro de cada diez mujeres tienen miomas uterinos


 
Los miomas son tumores benignos del músculo uterino, de tamaño y forma diversa, que suelen presentarse después de los treinta años, sin una razón conocida.
 
El doctor Sebastián Prado explica que el útero es un órgano que responde a las variaciones hormonales del cuerpo de la mujer, por lo que su actividad celular, es decir su producción y destrucción celular, ocurre permanentemente durante el ciclo menstrual, durante el embarazo entre otros, “lo que explica el por qué puede haber un grupo de células que pierda el control normal e inicie un proceso de replicación y crecimiento produciendo los miomas”, dice.

Cerca del 40% de las mujeres tendrán un mioma en su vida, los que podrán aparecer y no cambiar, aumentar progresivamente de tamaño o en ocasiones -menos frecuentes- disminuir su tamaño. Es una enfermedad del útero más frecuente en mujeres que no se han embarazado.

 
Vista 938 veces
Leer articulo completo

Noticias relacionadas

Papanicolau paso a paso

29 de agosto, 2018 Adultos

El examen se recomienda desde los 21 años y permite detectar lesiones precancerosas en el cuello uterino.

Leer más

¿Por qué no es bueno aguantarse las ganas de ir al baño?

29 de agosto, 2018 Adultos

Mal hábito puede llevarte a la constipación.

Leer más

Comentarios

Comments
Este post actualmente no tiene comentarios