BlogVolver al blog

Hombre pone las manos en el vientre de su esposa embarazada

Preparación para el parto: tipos de contracciones

23 de mayo, 2019 Maternidad
En el segundo semestre de embarazo comienzan las llamadas contracciones de Braxton Hicks, las que duran cerca de 30 segundas y son indoloras. ¿Cómo diferenciarlas de las contracciones de parto?

Durante todo el proceso de gestación, la mujer tiene distintas contracciones. ¿La razón? El útero se está preparando para el momento del parto. Sin embargo, recién en el segundo semestre comienzan a hacerse notorias.

“Las contracciones de Braxton Hicks se caracterizan por durar entre 30 segundos y un minuto. Aquí, los músculos del útero se contraen y la sensación es que a las mujeres se les pone la guatita dura. No causan dolor y, en la medida que el embarazo avanza, son más seguidas y notorias explica el doctor Rogelio González, ginecólogo obstetra de Clínica Las Condes.

Por otro lado, durante las últimas semanas del embarazo también se experimentan contracciones prodómicas, las que suelen confundirse con las de parto. “Su función es ensanchar el cuello del útero para que la guagua descienda al momento de nacer. Son más intensas que las de Braxton Hicks, pero no son regulares y se detienen de la misma forma en que empezaron”, agrega el doctor González.
Inicio del parto

La causa exacta del inicio del parto es prácticamente desconocida, sin embargo, los especialistas sugieren que en este momento la guagua produce sustancias que provocan un cambio en las hormonas del embarazo. Alternativamente, en las últimas semanas puede desarrollar una mayor sensibilidad a las contracciones uterinas.

Esta incertidumbre puede provocar ansiedad en las mujeres embarazadas, no obstante, las señales de parto serán tan evidentes que, cuando llegue el momento, definitivamente lo sabrá. “La aparición de contracciones regulares son la primera señal de que el cuello uterino se está dilatando, por lo que pronto empezará el trabajo de parto”, agrega el especialista.

Otras señales de que el parto está cerca es la expulsión del tapón mucoso. Aquí, a medida que el cuello uterino se acorta y comienza a dilatarse, el tapón que ha protegido el útero durante la mayor parte del embarazo, se desplaza. “Generalmente aparece un tapón de color rojo brillante o rosado, el que incluso puede ser expulsado semanas antes del nacimiento. A pesar de esto, es importante que la paciente se comunique con la matrona o el médico a cargo con el fin de realizar una revisión y ver los pasos a seguir”, indica el especialista en Medicina Materno Fetal.

La ruptura de las membranas o las capas de tejido que contienen el líquido amniótico que rodea al niño, también puede presentarse como señal de parto. “A menudo ocurre durante el trabajo de parto, sin embargo, en algunas mujeres se adelanta. Aquí, las contracciones se pueden intensificar, por lo que también es motivo para avisar a la matrona o ginecólogo”, explica el doctor González.

Si bien, estas señales pueden indicar la llegada del parto, las contracciones son las más evidentes. Usa esta tabla para diferenciar cuándo son reales:
 
VERDADERO TRABAJO DE PARTO FALSO TRABAJO DE PARTO
Las contracciones tienen un patrón regular, llegando a una contracción cada 5 minutos. Las contracciones son irregulares, vienen cada 3 minutos, y luego cada 5 a 10 minutos.
Las contracciones se hacen progresivamente más fuertes. Las contracciones no se intensifican a medida que pasa el tiempo.
Las contracciones no disminuyen al caminar o descansar. Las contracciones pueden disminuir cambiando de actividad o posición.
Las contracciones pueden ir acompañadas de la expulsión del tapón mucoso. Las contracciones no suelen ir acompañadas de aumento de moco o la expulsión del tapón con tintes rojos.
Existe dilatación cervical progresiva. No se detecta ningún cambio cervical significativo.
 
“De esta forma, el verdadero trabajo de parto es que el cuello uterino se dilate constantemente, con contracciones regulares. Las contracciones tempranas a veces se denominan trabajo de parto falso, porque ocurren sólo de manera intermitente con el fin de preparar el útero para el momento real. Estas contracciones tempranas estiran la parte inferior del útero para acomodar a la guagua a medida que se desplaza hacia abajo”, agrega el doctor González.
 
Vista 984 veces
Leer articulo completo

Noticias relacionadas

Embarazo y actividad física

09 de septiembre, 2019 Actividad Física

La práctica de ejercicio ayuda a fortalecer la musculatura y preparar el cuerpo para el momento del parto, entre otros beneficios.

Leer más

Cinco datos sobre la menopausia y el climaterio

09 de septiembre, 2019 Tratamiento y Recuperación

La última etapa en la vida reproductiva de la mujer trae cambios, algunos molestos para ella y su entorno.

Leer más

Comentarios

Comments
Este post actualmente no tiene comentarios