BlogVolver al blog

niño con una vaca

¿Qué hacer cuando los niños no pueden tomar leche de vaca?

29 de junio, 2022 Alimentación saludable
Ya sea por alergia a su proteína o por tener intolerancia a la lactosa, hay veces en que es necesario hacer cambios en la alimentación de los niños, sin descuidar que reciban todos sus nutrientes. Aprende a identificar los síntomas y como lograr una dieta libre de proteína de vaca que se adecúe a las necesidades alimenticias de tus hijos.

Según explica la doctora Mariana Elberg, pediatra CLC, no se sabe con exactitud cuál es la causa de la alergia a la proteína de la leche de vaca (APLV), pero sí se sabe que los niños afectados presentan una reacción inmune en la que el organismo desconoce esta proteína y empieza a atacarla generando una respuesta inflamatoria exagerada que produce ciertos síntomas como: 
 
  • Irritabilidad.
  • Llanto.
  • Aumento del reflujo gastroesofágico.
  • Diarrea o constipación.
  • Heridas en torno al ano.
  • Irritación o sequedad de la piel.
  • Sangramiento digestivo.
  • Síntomas respiratorios como la obstrucción bronquial.

De acuerdo con cifras del INTA, la APLV es una patología frecuente que, a nivel mundial, tiene una incidencia de entre 1,9% y 7% en lactantes menores de un año, incluidos aquellos alimentados exclusivamente con leche materna.

Esta condición está asociada principalmente a la incorporación de fórmulas lácteas a base de leche de vaca; sin embargo, también se puede presentar en lactantes que ingieren esta proteína a través de la leche materna cuando las madres consumen productos lácteos.

Como no existe un tratamiento específico para este tipo de alergia, la única solución es implementar una dieta libre de proteína de leche de vaca, tanto para el niño, como para la madre en el caso de los lactantes.

“En la actualidad existen distintas fórmulas lácteas para los menores que tienen este trastorno, las que deben ser recetadas por un pediatra o especialista en nutrición, para asegurar el correcto desarrollo del lactante”, agrega la pediatra.

Es importante saber que, si este tratamiento de dieta libre de proteína de leche de vaca es instaurado en forma precoz y se mantiene por un tiempo suficiente, al menos hasta el año de vida, el sistema inmune se desensibiliza y se vuelve más tolerante en la mayoría de los casos y estos niños pueden volver a tener una dieta más normal.

Intolerancia a la lactosa

Esta condición consiste en la incapacidad del intestino delgado de absorber en forma parcial o total la lactosa -el azúcar de la leche- que está presente en todos los lácteos en distintas cantidades.

Puede ser una intolerancia primaria o genética -aunque en casos muy excepcionales- o transitoria, es decir, producida por cuadros infecciosos como gastroenteritis u otras enfermedades digestivas como la enfermedad celíaca o enfermedad de Crohn.

En el caso de los lactantes, la intolerancia a la lactosa es menos común que en los niños de más de cuatro años y en los adultos. Esto, porque todos los niños nacen con lactasa -enzima encargada de digerir la lactosa- en los intestinos, la que empieza a disminuir con el paso de los años.

Síntomas de sospecha intolerancia a la lactosa:

Por lo general se dan entre 30 minutos y 2 horas después del consumo de algún producto lácteo, pero en muchas ocasiones los síntomas no son inmediatos. Además, estos pueden variar de un paciente a otro, dependiendo del grado de intolerancia de cada uno, presentándose de manera frecuente:
 
  • Náuseas.
  • Dolor abdominal.
  • Hinchazón.
  • Diarrea acuosa y gases.
  • Dispepsia
  • Constipación

¿Cómo diagnosticarlo?

Existen diferentes pruebas que pueden confirmar la intolerancia a la lactosa, tales como:
 
  • Prueba de acidez de las deposiciones.
  • Test de aire espirado con lactosa.
  • Test rápido de lactasa duodenal.
  • Test genético en muestra de sangre.

Si los exámenes confirman la intolerancia, el tratamiento se basa en una dieta libre de lactosa que dependerá del grado de intolerancia de cada paciente. Por ejemplo, los quesos maduros, mantequillas y yogurt no procesados tienen muy pocas cantidades de lactosa, por lo que si el paciente tiene una intolerancia leve o moderada puede intentar consumirlos. Si la intolerancia es severa, es necesario eliminar otros alimentos no lácteos con altas cantidades de lactosa también, por lo que es importante leer las etiquetas o remplazarlos por productos que no contengan lactosa.

Si por algún motivo no se puede acceder a productos sin lactosa también existe la opción de consumir la lactasa en comprimidos previo al consumo de lácteos, pero siempre es necesario consultar antes con un especialista.


 
Vista 189 veces
Leer articulo completo

Noticias relacionadas

¡Ojo con los niños! El aumento de casos respiratorios en esta temporada

04 de julio, 2022 Tratamiento y Recuperación

Llegó el invierno y en las últimas semanas, las urgencias pediátricas han visto un aumento de casos en niños afectados por virus respiratorios de manera simultánea. El urgenciólogo pediátrico, Dr. Francisco Marino nos cuenta las razones de esta situación.

Leer más

Apego para criar niños felices

15 de junio, 2022 Bienestar Psicológico

La estimulación temprana es fundamental para que los niños y niñas puedan desarrollar todo su potencial y adaptarse de mejor manera al mundo que los rodea.

Leer más

Comentarios

Comments
Este post actualmente no tiene comentarios