BlogVolver al blog

dos manos rompiendo un cigarro

“Nunca pensé que lograría dejar de fumar”

17 de junio, 2019 Tratamiento y Recuperación
Después de ingresar al programa No Fumo Más de Clínica Las Condes, Jaime Alfaro dejó atrás una adicción que lo tenía consumiendo hasta dos cajetillas de cigarro al día. Sus ganas y el tratamiento personalizado fueron claves en el éxito del resultado.

Jaime Alfaro (54) nunca pensó que algún día podría dejar de fumar, incluso cuando la empresa donde trabaja les ofreció a sus empleados inscribirse en el Programa No Fumo Más de Clínica Las Condes a fines de 2017, Jaime dudó si aceptar o no.

“Yo fumaba desde los 15 años y llegué a fumar dos cajetillas diarias. Todos me decían que tenía que dejarlo pero yo no me atrevía”, cuenta. Sin embargo, decidió aceptar la oportunidad que le estaban ofreciendo y decidió iniciar el programa.

En marzo de 2018, y luego de haberse realizado los chequeos médicos necesarios, visitó por primera vez al doctor Daniel Seijas, psiquiatra y jefe del Departamento de Psiquiatría de la Unidad de Adicciones y Tabaco de Clínica Las Condes.

“Lo primero que me hicieron fue ayudarme a bajar mi ansiedad que para mí era un gran problema. Esa etapa duró como un mes y luego vino el Día D, que es momento en que uno deja de fumar y parte la segunda etapa del tratamiento para no recaer. Ese día fui acompañado de mi hijo y fue muy emocionante, porque estaba asumiendo un compromiso conmigo mismo, con mi familia y con mi trabajo. Yo era el único que fumaba en mi familia, y lo hacía incluso adentro de la casa. También empecé a tomar conciencia de cuánto gastaba en cigarros y calculé que eran más de 200 mil pesos mensuales.

Desde el día que dejé el cigarro nunca he recaído, nunca he vuelto a fumar, incluso en momentos en que he sentido ganas, pero he sido capaz de controlarlo y decir que no. Realmente cambié el chip, aprendí a distraerme y pensar en otra cosa.

Nunca pensé que iba a dejar de fumar, pero le creí a la clínica y a los doctores por su seriedad, a pesar de que nadie me aseguraba en un 100% que iba a lograrlo. Pienso que la clave fue que tenía realmente ganas de hacerlo y fui perseverante. Además, el programa de Clínica Las Condes te ayuda a hacerlo bien y mantenerte en él. Realmente estoy muy agradecido.

En mi empresa me sacan el sombrero. Yo lo recomiendo a ojos cerrados. Muchos en la empresa se han arrepentido de no haberlo tomado en su momento”.
 

¿En qué consistió la terapia?

 
El doctor Seijas cuenta que cuando llegó al programa, Jaime pensaba que no podría dejar de fumar. “Al poco andar evaluamos que tenía un problema con el estrés y la ansiedad, por lo que lo primero fue enseñarle a manejar estos factores y dejarlo en condiciones de dejar de fumar”.

Fue así como en las primeras sesiones antes de llegar al Día D, se trabajó en la motivación con técnicas específicas y se usaron algunos medicamentos para el manejo de ansiedad. “Hay que entender que la gente fuma por muchas razones y algunos buscan en el cigarrillo calmar depresiones, angustias o tapar problemas, lo que, a su vez, hace aumentar el consumo”, explica el doctor Seijas.

Y agrega que, generalmente, cuando se llega a fumar cerca de dos cajetillas al día, es porque existe algún problema de salud psicológica detrás. Por eso es necesario tratar estos casos en conjunto con otros aspectos, y no sólo centrarse en dejar el cigarrillo, sino darle al paciente el apoyo necesario para que se sienta seguro, lo intente y no lo pase mal en el proceso”.

Una vez controlada la ansiedad, el tratamiento de Jaime duró seis sesiones desde el Día D, periodo en que recibió medicamentos, terapia, apoyo y aprendió distintas técnicas psicológicas para lograr el objetivo.

“Las claves para el éxito en este caso fueron que la decisión nació del propio paciente, el apoyo de la empresa y haber realizado una buena evaluación que permitió descubrir cuál era el factor que lo llevaba a fumar. Muchas personas dejan de fumar, pero recaen porque no se tratan los factores que hay de fondo. Eso es lo importante”, asegura el doctor Seijas.
 

Razones para dejar de fumar

 
  1. Infarto de miocardio: un año después de dejar de fumar, el riesgo de sufrir un infarto de miocardio disminuye a la mitad en comparación al de un fumador.
  2. Niños como fumadores pasivos: cuando los padres dejan de fumar disminuye a cero el riesgo de sus hijos de padecer cáncer de pulmón como consecuencia del humo que inhalan de forma pasiva durante su infancia.
  3. Cáncer de pulmón: el riesgo de padecer cáncer de pulmón disminuye progresivamente desde el día en que se deja de fumar. El aspecto y salud de la piel mejora a los pocos días de dejar de fumar.
  4. Ahorro: una persona que fuma una cajetilla al día, dejando de fumar puede ahorrar más de un millón de pesos al año. El rendimiento deportivo mejora a los pocos días de dejar el cigarrillo.
 

Cómo funciona “No fumo más”

 
Al ingresar al programa cada paciente es evaluado en relación a su historia clínica y al nivel de adicción a la nicotina, lo que permite determinar qué alternativa de tratamiento es la más adecuada.

Cada una de ellas incluye evaluaciones para detectar posibles daños broncopulmonares, un programa de tratamiento con distintos especialistas durante tres meses y un sistema de seguimiento telefónico de seis meses por parte de las enfermeras con el objetivo de ayudar en el éxito del proceso.

“La psicoterapia cognitivo conductual que incluye el programa también ha demostrado ser de las más eficaces para un resultado positivo”, dice el doctor Seijas. Esto, sumado al apoyo familiar y comunitario es fundamental para prevenir las recaídas, así como también el uso de algunos medicamentos específicos en ciertos casos.

El programa ofrece, además, la posibilidad de evaluar al paciente en otros aspectos vinculados al consumo de tabaco como el riesgo de cáncer.
 

“Nuestros resultados muestran que más de un 52% de los pacientes que comenzaron y recibieron una cesación básica, dejó y sigue sin fumar (sin recaídas) a un año plazo. Incluso estas cifras mejoran cuando el tratamiento es más integral y más a largo plazo”, asegura el especialista.


Sin embargo, el llamado es a nunca fumar un primer cigarrillo, ya que es importante entender que quienes han sido fumadores son adictos a la nicotina de por vida. “Dejar de fumar es lo mejor que puedes hacer por tu salud y la de tu familia. Y en esto, evitar transmitir modelos en torno al cigarro también es muy importante”, concluye el doctor Seijas.

banner-contenido-644x150.jpg
Vista 399 veces
Leer articulo completo

Noticias relacionadas

Diferencia entre asma bronquial y bronquitis crónica

07 de julio, 2020 Tratamiento y Recuperación

Se trata de dos enfermedades de las vías respiratorias con síntomas similares pero con causas y tratamientos muy diferentes. Por eso es importante saber reconocerlas.

Leer más

Alergia y asma: directamente relacionadas

07 de febrero, 2020 Tratamiento y Recuperación

Hasta un 50% de los pacientes asmáticos son alérgicos.

Leer más

Comentarios

Comments
Este post actualmente no tiene comentarios