Mi Clínica
 

Si desea crear su cuenta de acceso debe dirigirse a cualquier módulo de informaciones para solicitar su clave. En caso de no tenerla, puede pedirla aquí

 
 
logo clc
  logo clc
Embarazo

¿Comer por dos en el embarazo?

Mantener un peso adecuado antes y durante el embarazo es un elemento clave no solo para la salud de la madre sino también para el niño que se está gestando.
 
A las mujeres obesas les cuesta más embarazarse porque la resistencia a la insulina es una causal de infertilidad. En el otro extremo, las mujeres que están bajo peso también tienen dificultades para ovular.
 
El peso mientras están embarazadas también es motivo de preocupación. ¿Cuánto kilos se deben aumentar? Todo depende del estado nutricional previo a la concepción. Giselle Muñoz, nutricionista de Clínica Las Condes señala que “una mujer que se encuentra con bajo peso al inicio del embarazo puede incrementar de 12 a 18 kilos, mientras que una con estado nutricional normal, de 11 a 13 kilos; si tiene sobrepeso solo debería subir entre 7 y 10 kilos, y si tiene obesidad solo 6 o 7 kilos”.
 
El exceso de peso de la madre puede tener graves consecuencias por varias razones: una madre con sobrepeso u obesidad tiene más “riesgo de diabetes gestacional, hipertensión, preeclampsia, tromboembolismo y macrosomía del bebé (desarrollo excesivo del cuerpo del feto)”.
 
Pero eso no es todo. Se ha visto que la obesidad materna “también afecta el inicio y la duración de la lactancia, y en el posparto existe mayor riesgo de anemia, infecciones genitales y del tracto urinario, endometritis, incontinencia urinaria e incluso depresión”, dice la especialista.
 
Uno de los nutrientes que no puede faltar en la dieta es el hierro, necesidades que no solo son cubiertas con los alimentos sino que también se debe suplementar. “De todos modos, la ingesta de carnes rojas, bajas en grasas dos a tres veces por semana, el consumo de vegetales de hojas verde oscuro (acelga, espinaca) y legumbres una o dos veces por semana contribuyen a su aporte”, explica Giselle Muñoz.
 
Se debe considerar también la incorporación de  productos con vitamina C como el jugo de limón, frutas como la naranja o kiwi, ya que ayuda a la absorción del hierro. El té, los antiácidos disminuyen su absorción por lo que no se deben ingerir al mismo tiempo.
  Vista 288 veces