Mi Clínica
 

Si desea crear su cuenta de acceso debe dirigirse a cualquier módulo de informaciones para solicitar su clave. En caso de no tenerla, puede pedirla aquí

 
 
logo clc
  logo clc
Niños

Recomendaciones frente a una pataleta infantil

Entre los dos y cuatro años de edad aún no está desarrollado el lenguaje, lo que dificulta la comunicación para los niños, que no pueden expresar sus necesidades. Eso los lleva a desesperarse, y pueden comenzar a llorar o gritar para llamar la atención.

Las pataletas son comunes en ese periodo y ante ellas, los especialistas Viviana Herskovic y Hernán Álvarez, psiquiatras infantiles y juveniles de Clínica Las Condes, entregan algunas recomendaciones:

*Ponerse al nivel del niño: no hablarle desde arriba, sino a los ojos. 

*Calmarse: si contestas de forma alterada la situación no cambiará. Convérsale con un tono de voz calmado, porque hay que enseñarles con el ejemplo, demostrar que aunque estemos enojados no perdemos la calma como adultos.

*No abrazarlo si no quiere: lo ideal es acercarse y contenerlo, pero si el niño no quiere no hay que forzarlo. 

*Identifica qué los frustra: cuando la pataleta se produce al año es mucho más complejo, por lo que hay que tratar de identificar qué momentos son más propensos a la pataleta, si es el hambre, un cambio de rutina y evitar esos momentos. También anticiparlos. Si es antes de dormir, por ejemplo, comenzar a hacer una rutina agradable y reforzar los momentos en que se está portando bien. 

*Aprender a lidiar con la frustración: estar expuesto a la frustración es la mejor manera de aprender a sobrellevarla. Si el niño(a) está acostumbrado(a) a recibir regalos todos los días es lógico que haga pataleta cuando eso no ocurre, pues le están cambiando la rutina. Pero si deja de pasar, a las semanas comprenderá que la rutina cambió.

*No te rindas tan rápido: es difícil verlos llorar, porque no tienen algo a lo que estaban acostumbrados, pero con el tiempo se acostumbran a las nuevas rutinas, así que no te rindas luego de unos días, porque si no, nunca va a resultar. 

*Consigue ayuda: si no puedes lidiar con las pataletas o se han tornado agresivas, consigue apoyo de profesionales, porque si hay peligro para el niño u otros, este tipo de conductas no se pueden ignorar.

  Vista 499 veces