BlogVolver al blog

Hombre recogiendo los cabellos del cepillo

Se me cae el cabello, ¿es alopecia?

07 de febrero, 2023 Tratamiento y Recuperación
A continuación, conoce cuáles son sus causas, tipos y cuándo es necesario consultar con el especialista.

Perder cabello es un proceso normal del organismo y muchas veces no nos damos cuenta de que ocurre porque va creciendo nuevamente. De hecho, todos los días perdemos entre 50 y 100 cabellos. No obstante, si se produce una pérdida excesiva de este y no hay regeneración, se debe consultar al dermatólogo para analizar cuál es la causa y si es un caso de alopecia.

“La alopecia es la pérdida anormal del cabello, por lo que el término se considera un sinónimo de calvicie. Puede afectar al cuero cabelludo o a otras zonas de la piel en la que existe pelo, como las pestañas, axilas, región genital y barba”, explica el equipo de dermatología de CLC.

Sus principales causas son: la herencia genética, una dieta carente de nutrientes, problemas de tiroides, déficit de hierro, infecciones, estrés, anemia o un exceso de tratamientos cosméticos -por ejemplo, tintes de cabello-. Por otro lado, los efectos de algunos medicamentos o tratamientos como la quimioterapia o la exposición a la radiación también pueden provocarla.

Factores de riesgo
  • Antecedentes familiares de calvicie por parte de tu madre o tu padre.
  • Edad.
  • Pérdida de peso significativa.
  • Algunas afecciones médicas, como la diabetes y el lupus.
  • Estrés.
  • Mala nutrición.
Tipos de alopecia

La alopecia se puede clasificar en dos grupos, las alopecias cicatriciales y alopecias no cicatriciales.

En el caso de las alopecias cicatriciales, suelen ser irreversibles porque existe un daño, malformación o ruptura total de la estructura folicular. Se clasifican en infecciosas, por agentes físico-químicos, tumorales o por dermatosis.

Por otro lado, las alopecias no cicatriciales son potencialmente reversibles, debido a que, aunque el folículo piloso presenta alteraciones, no está dañado por completo y puede recuperarse con un tratamiento adecuado. La alopecia no cicatricial, puede dividirse en diferentes tipos, entre los que se encuentran:

Alopecia androgénica o calvicie común: Es la forma más frecuente y responsable del 95% de los casos. Afecta principalmente a hombres. Es causado principalmente por factores genéticos y hormonales. Se caracteriza por sus patrones de afectación, que varían entre hombres y mujeres. En el patrón masculino se identifica con la pérdida de pelo localizada, principalmente en las zonas frontal y parietal, lo que se conoce habitualmente como “entradas”, con afectación más tardía de la región del vértex o coronilla. En el patrón femenino, la pérdida de cabello es difusa, no se producen zonas de calvicie total.

Alopecia areata: Aunque su causa no está claramente definida, puede desencadenarse por situaciones de estrés, y en otras ocasiones puede haber un trasfondo autoinmune. Se caracteriza por ocasionar parches redondos que pueden aparecer en sobre el cuero cabelludo, la barba o las cejas. Los folículos pilosos no quedan destruidos con esta enfermedad, por lo que el pelo puede volver a crecer, pero pueden haber recaídas y pérdida de cabello en la misma zona afectada.

Alopecia difusa o efluvio telógeno:  Consiste en una pérdida de cabello más o menos intensa, aguda o crónica, pero reversible y no localizada en una determinada porción del cuero cabelludo. La pérdida de cabello tiene lugar entre 2 y 4 meses después del factor desencadenante y puede producirse por diversas causas, por ejemplo, tras el parto, malnutrición, enfermedades graves, procesos febriles, estrés o pérdidas importantes de peso.

Alopecia traumática: Son todas aquellas producidas por traumatismos físicos como tracción, presión o tricotilomanía -trastorno que se manifiesta por la acción recurrente de arrancarse el vello corporal-.

Diagnóstico y tratamiento

Si el paciente nota una pérdida de cabello repentina, por parches o que ha ido aumentando a lo largo de los meses, no crece nuevamente o es una preocupación estética, la recomendación es consultar a un dermatólogo. Los especialistas señalan: “para el diagnóstico de la alopecia debe realizarse una minuciosa historia clínica. En ocasiones se pueden requerir diferentes exámenes orientados a detectar alguna alteración que justifique una caída aumentada de cabello y en casos excepcionales, y sobre todo en alopecias cicatriciales inflamatorias, se debe recurrir a una biopsia del cuero cabelludo con su correspondiente estudio histopatológico”.

Hay diferentes tratamientos para la caída del cabello que dependerán de su tipo, según comentan los expertos: “en las alopecias genéticas de hombres y mujeres los tratamientos son a largo plazo vía oral y tópica, las de efluvio telógeno se debe estudiar su causa y en general se revierte en plazos más cortos. Por último, en aquellas relacionadas al déficit de nutrientes, que son menos frecuentes, se añaden suplementos”.

Consejos para prevenir la pérdida de cabello
  • Lavar pelo con champús suaves.
  • No someterlos a tratamientos químicos, alisados ni calor directo.
  • No traccionarlo con peinados tirantes, ni traumatizar la zona.
  • Evitar “tironear” el cabello mientras en el peinado o cepillado.
  • Tener dieta balanceada con frutas y verduras.
 
Vista 332 veces
Leer articulo completo

Noticias relacionadas

¿Sabes qué es una enfermedad rara?

28 de febrero, 2023 Tratamiento y Recuperación

En el marco del Día Mundial de estas patologías, te explicamos sus 10 tipos más frecuentes y cómo se manifiestan.

Leer más

¿Qué es una hernia discal?

22 de febrero, 2023 Tratamiento y Recuperación

Hay diversos factores que puedan dar origen a una hernia discal, por lo tanto, es importante saber reconocer los síntomas para lograr un tratamiento adecuado.

Leer más

Comentarios

Comments
Este post actualmente no tiene comentarios