BlogVolver al blog

Madre con hija cerca de chimenea

¿Cuáles son los virus de invierno más comunes?

24 de junio, 2020 Tratamiento y Recuperación
Con la llegada inminente de las bajas temperaturas, también hacen su aparición los virus respiratorios, los que pueden complicar aún más la situación actual de salud, sobre todo en la población de riesgo. ¿Cuáles son los más comunes?

Durante los meses de invierno las consultas por enfermedades respiratorias en los servicios de urgencia pueden llegar a aumentar hasta un 100%. Esto, porque el frío crea ciertas condiciones ambientales que facilitan la sobrevida y propagación de los virus, sumado a que las personas tienden a estar más concentradas en lugares cerrados, los que muchas veces tampoco tienen la ventilación adecuada.
 
Hay que saber que la forma de contagio de estos virus es a través de las secreciones respiratorias al hablar, toser o estornudar, pero también se pueden transmitir a través de las manos o al tocar objetos y superficies contaminadas. Por eso, lavarse las manos en forma frecuente, usar el codo para toser o estornudar, limpiar superficies y mantener el asilamiento social son medidas fundamentales para evitar el contagio de estos virus y su propagación.
 
Con la ayuda de los doctores Rodrigo Blamey, infectólogo y Vivian Ávalos, pediatra broncopulmonar, te enseñamos a reconocer los síntomas y saber cómo diferenciarlos, algo fundamental para un diagnóstico y tratamiento oportunos.
 
 

Coronavirus – Covid-19

 
 
Es una enfermedad viral nueva, habitualmente poco sintomática, pero que en algunos casos puede provocar infección respiratoria aguda grave con consecuencias fatales.
 
Las estimaciones actuales del período de incubación del virus varían de 2 a 14 días y es altamente contagioso y de rápida propagación.
 
Los síntomas principales pueden ser fiebre, tos seca, dolores musculares, dolor de cabeza y dificultad respiratoria, aunque también se puede presentar con pérdida de gusto u olfato y síntomas digestivos como diarrea y vómitos
 
La población de mayor riesgo para una evolución complicada son las personas mayores de 65 años y quienes padecen afecciones médicas preexistentes como hipertensión arterial, enfermedades cardiacas, respiratorias, diabetes y otras.
 
 

Adenovirus

 
 
Este virus afecta en mayor proporción a los menores de 15 años y, algunas veces, es asintomático, aunque puede producir fiebre, amigdalitis, conjuntivitis, tos, secreción nasal, además de diarrea.
 
En lactantes puede causar bronquitis obstructiva y/o neumonía. Al igual que los otros virus, es muy contagioso. Se transmite por gotitas de saliva, secreción nasal o por contacto con objetos contaminados.
 
 

Influenza

 
 
Es un virus que puede producir una enfermedad respiratoria aguda, a veces grave, que tiene comportamiento de epidemia anual estacional. Se caracteriza por iniciarse de manera súbita, con síntomas como fiebre, dolor de todo el cuerpo (mialgias) y habitualmente dolor de cabeza.
 
La diferencia con los resfríos comunes es que con la influenza todos los síntomas son más intensos y la fiebre es alta. Cuando la influenza entra a una casa, se enferma entra el 20 y el 60% de la familia.
 
Por lo general, la enfermedad mejora sola después de unos días. Sin embargo, hay casos en que puede empeorar, presentándose como un cuadro grave de neumonía y otras complicaciones que pueden llevar incluso a la muerte. Por eso, es importante la vacunación temprana en pacientes de riesgo como adultos mayores, personas con enfermedades crónicas, niños lactantes y embarazadas.
 
 

¿Quiénes son las personas con mayor riesgo de complicarse con la influenza?

 
 
  • Adultos mayores de 65 años.
 
  • Niños menores de 2 años.
 
  • Mujeres embarazadas.
 
  • Personas que sufren de cáncer.
 
  • Personas con VIH.
 
  • Asmáticos y otros enfermos respiratorios.
 
  • Diabéticos.
 
  • Personas con enfermedades neurológicas.
 
  • Obesidad mórbida.
 
 
 

Rinovirus

 
 
Es el causante de lo que se conoce como resfrío común, siendo la enfermedad más frecuente del invierno. Si bien es una patología benigna, no hay duda de que es molesta.
 
En general no presenta fiebre (o es baja), secreción nasal líquida, tos irritativa y dolor de garganta, síntomas que luego de dos a tres días tienden a desaparecer.
 
El rinovirus vive en el frío o en el calor y se transmite muy fácilmente. Si un miembro de una familia se contagia, dos tercios de ella terminarán infectados.
 
Para su tratamiento lo indicado es tomar mucho líquido, evitar cambios de temperatura y tener paciencia hasta que los síntomas remitan. Sin embargo, es importante estar atento a una posible complicación, ya que estas infecciones virales pueden predisponer a infecciones más complejas como otitis, sinusitis y, eventualmente, neumonía.
 
 

Virus respiratorio sincicial (VRS)

 
 
El VRS es una de las primeras causas de infección respiratoria aguda baja, cuya aparición es entre los meses de otoño e invierno. La población más susceptible a contagiarse son los menores de 2 años, los adultos mayores o personas inmunodeprimidas.
 
El contagio se produce “persona a persona”, mediante el contacto físico y las partículas que se esparcen en el aire al toser, estornudar o hablar. Se trata de un virus muy contagioso, que puede sobrevivir en las superficies hasta seis horas.
 
De ahí que lo más importante sea el lavado de manos frecuente y la desinfección de los objetos que pudieran estar contaminados, como juguetes u otros.
En general, los síntomas se inician con o sin fiebre, tos productiva y congestión nasal. Cuando el virus se enfrenta por primera vez, antes del año de edad, produce una infección severa que destruye la pequeña vía aérea, provocando un cuadro obstructivo con dificultad respiratoria.
 
 

Factores de riesgo para complicaciones por el virus respiratorio sincicial

 
 
  • Prematuro menor de 32 semanas de edad gestacional (menor cantidad de anticuerpos protectores en la sangre).
 
  • Enfermedad del corazón.
 
  • Enfermedades respiratorias crónicas, fundamentalmente displasia broncopulmonar.
 
  • Defectos inmunológicos.
 
  • Tabaquismo pasivo (principalmente si la mamá fuma).
 
  • Lactancia materna corta (menos de 3 meses).
 
  • Compañía de niños menores de 10 años en la casa.
 
 
Vista 314 veces
Leer articulo completo

Noticias relacionadas

Si tengo un familiar con influenza, ¿cómo me cuido?

06 de marzo, 2020 Tratamiento y Recuperación

Especialista entrega recomendaciones para evitar que los demás se contagien.

Leer más

¿Por qué decirles sí a las vacunas?

27 de diciembre, 2019 Tratamiento y Recuperación

Las vacunas no son cosa de niños. Los adultos también deben saber en qué casos es necesario la inmunización para evitar el contagio y la propagación de ciertas enfermedades.

Leer más

Comentarios

Comments
Este post actualmente no tiene comentarios