BlogVolver al blog

Invierno y verano se asocian a distintos tipos de otitis

06 de agosto, 2018 Niños
En niños pequeños se presenta más la otitis media. ¿Cuáles son las causas más frecuentes de dolor de oído?

Las estaciones del año tienen mucho que decir respecto del tipo de otitis que pueden desarrollar niños y adultos.

Otitis en invierno

Durante el invierno, las bajas temperaturas y la alta circulación de virus respiratorios provocan un aumento en los casos de otitis media, una enfermedad en que se inflama el oído medio (de ahí su nombre), y que si no se trata a tiempo y de forma correcta puede acarrear consecuencias, como la hipoacusia.

El doctor Gonzalo Nazar, otorrinolaringólogo de Clínica Las Condes, señala que en esta época lo más frecuente es la otitis media aguda, un cuadro de inicio brusco, de corta duración y que afecta el oído medio. “A través de la Trompa de Eustaquio, el oído medio está en comunicación con la nariz y la garganta, por lo que generalmente este tipo de otitis se produce en el contexto de enfermedades respiratorias (como resfríos y sinusitis), sobre todo en lactantes y niños pequeños”, explica el especialista.

Por otro lado, agrega que “es frecuente la fiebre y pueden presentar supuración (salida de pus por el oído). A medida que los niños van creciendo, estos cuadros van disminuyendo en frecuencia porque la inmunidad madura con la edad y el desarrollo de la Trompa de Eustaquio ayuda a proteger mejor el oído medio”.

Otitis en verano

En el verano, los cuadros de otitis que prevalecen son distintos a los del invierno. En época de calor, piscina y playa, lo más habitual es la otitis externa aguda. “Se trata de un cuadro que se produce por exceso de agua y humedad en los oídos, y afecta a niños más grandes, jóvenes y adultos”, dice.

Aquí, la piel del conducto auditivo externo va perdiendo su capa protectora, con lo que comienzan a proliferar bacterias generando una infección de la parte externa del oído. En este caso, la infección del oído no se asocia a síntomas respiratorios y el dolor es muy superficial, molestando mucho cualquier contacto con la oreja.

“Las otitis externas generalmente son de origen bacteriano y en la mayoría de los casos es suficiente con usar gotas antibióticas. La otitis media, igual que el cuadro respiratorio que casi siempre la produce, es inicialmente viral. Pero cuando el cuadro ya genera dolor y se puede apreciar el tímpano rojo, es porque ya se produjo una sobreinfección con bacterias. En estos casos, el tratamiento debe ser con antibióticos orales”, dice el otorrinolaringólogo.

5 razones por las que puedes tener dolor de oídos

Un dolor de oído puede tener varias explicaciones. Todo depende de los síntomas, la época del año y la edad del paciente que se presenta el dolor.

1) Otitis media aguda: El doctor Gonzalo Nazar señala que, si se trata de un niño pequeño, que ya está resfriado y presenta mucosidad nasal, congestión y fiebre, lo más probable es que se queje a causa de una otitis media aguda.

2) Otitis externa aguda: Si el paciente es un niño mayor, joven o adulto y estamos en época de calor, lo más habitual es que se trate de una otitis externa aguda. En el caso de las otitis externas, el especialista dice que es una causa de dolor frecuente en niños grandes y adolescentes que tienen una importante exposición al agua: jugar en piscina, nadar, practicar surf.

3) Otitis media con efusión u otitis secretora: Se da frecuentemente en niños menores. Esto significa que el oído medio está ocupado por secreción, lo que se debe principalmente a una inmadurez de la Trompa de Eustaquio y no necesariamente a una infección. El niño no escucha bien y frecuentemente se queja de puntadas en los oídos, pero la molestia no es tan intensa como en el caso de una infección.

4) Bruxismo: Un cuarto tipo de dolor de oído por el que consultan adolescentes y adultos, nada tiene que ver con las otitis. “A veces el problema está en la articulación de la mandíbula. En personas que tienen bruxismo o que tienen una oclusión dental alterada se puede generar una inflamación dolorosa de la articulación témporo-mandibular y confundirse con un dolor de oídos. En esos casos, quien debe resolver el problema son los odontólogos”, indica el doctor Nazar.

5) Amigdalitis: Una quinta explicación que puede tener un dolor de oídos es una inflamación de la garganta o de las amígdalas, como en las amigdalitis. En este caso, el dolor originado en la garganta se irradia hacia los oídos, a veces en forma intensa. También se pueden quejar de dolor de oídos los pacientes a los que se les extrajeron las amígdalas. “Especialmente en los primeros días del posoperatorio de una amigdalectomía, los pacientes suelen quejarse de dolor de oídos, pero éste no se debe a una otitis, sino que se origina en la herida operatoria. Después de los primeros 7 a 10 días, ese dolor se pasa”, dice el especialista.

Vista 577 veces
Leer articulo completo

Noticias relacionadas

Mononucleosis: cuando un beso te enferma

22 de agosto, 2018 Adolescentes

El diagnóstico rápido puede evitar complicaciones en órganos como el hígado y el bazo.

Leer más

Sinusitis: Mitos y verdades

13 de julio, 2018 Tratamiento y Recuperación

Afección se caracteriza por la inflamación de las cavidades alrededor de los conductos nasales.

Leer más

Comentarios

Comments
Este post actualmente no tiene comentarios