Mi Clínica
 

Si desea crear su cuenta de acceso debe dirigirse a cualquier módulo de informaciones para solicitar su clave. En caso de no tenerla, puede pedirla aquí

 
 
logo clc
  logo clc
Embarazo

¿Comer o no comer?: Sácate las dudas sobre algunos alimentos durante el embarazo

El embarazo es un proceso en que la alimentación de la madre inevitablemente cambia. Aunque no debe comer más, sí debe hacerlo mejor y tomando precauciones que eviten poner en riesgo el feto. La doctora María José Mackenna, nutrióloga de Clínica Las Condes, explica algunas de las dudas comunes sobre embarazo y alimentos.
 
Café: es seguro en dosis bajas-moderadas. La recomendación es consumir hasta 300 mg de cafeína diaria, es decir, 2 a 3 tazas de café o 6 tazas de té o 6 vasos de bebida cola.
 
Alimentos crudos: acá no hay opción, no se pueden comer, porque existe un riesgo de infección con listeria, una bacteria que puede provocar aborto o partos prematuros. “Nunca comer salchichas sin hervir, ni quesos blandos, se pueden comer quesos y lácteos, pero pasteurizados. Hay que preocuparse de lavarse las manos antes de cocinar, evitar la contaminación cruzada, limpiar bien el refrigerador en forma seguida”, recomienda. Cocinar en el microondas no elimina la listeria, por lo que no es recomendable hacerlo.
 
Vegetarianas: una persona que no consume carne, pero sí lácteos y huevos, puede lograr un embarazo saludable, reemplazando la proteína de origen animal por la de origen vegetal. Para ello se pueden mezclar cereales con legumbres, usar proteína de soya y huevo. Quienes sí deben tener más precauciones son las veganas, que deben ser controladas estrictamente, porque tienen más riesgo de desarrollar deficiencias nutricionales. El uso de suplementos es clave en estos casos y prepararse al menos 3 meses antes del embarazo. “Uno de los nutrientes críticos es la vitamina B12 que está sólo en productos animales”, dice. Se puede reemplazar con asesoría de especialista, al igual que el calcio y fierro.

Con todo, lo recomendable es seguir una dieta equilibrada, rica en proteínas, privilegiando las de origen vegetal -aunque sin eliminar las de fuente animal- bajar el consumo de azúcares y carbohidratos refinados. Preferir alimentos como el aceite de oliva, palta, aceitunas, evitar la grasa visible de animal, las grasas trans en alimentos procesados, etc. Una dieta sana que también prevenga enfermedades cardiovasculares.

  Vista 5358 veces