BlogVolver al blog

Cómo las emociones afectan tu alimentación

03 de agosto, 2017 Network administration
Sólo hace algunos años se aceptó que el hambre emocional existe y que comemos por pena, rabia o ansiedad.


El estrés y la ansiedad tienen el poder de descontrolar los hábitos saludables y llevar al hambre emocional, la necesidad repentina y urgente de comer, que luego termina en frustración y culpa, pues lo comido no llena el vacío experimentado.
 
El hambre emocional existe y hace poco que es considerada entre las causas de la epidemia de obesidad que afecta a nivel mundial. Comer por pena, rabia o ansiedad es una falla en la autoregulación.
 
La doctora María José Escaffi, nutrióloga del Centro de Nutrición y Bariátrica de Clínica Las Condes, señala que se trata de un cuadro complejo, pues en la regulación del apetito intervienen el cerebro, el sistema digestivo desde la boca y las hormonas. “Estas señales pueden ser tan potentes que hay receptores ubicados en centros donde también actúan algunas drogas que producen dependencia”, sostiene.
 
Existen varios tipos de comedores emocionales, entre ellos el “estresado o ansioso”, que para calmar la sensación negativa recurre a la comida, que lo calma por algunos minutos, pero que se transforma en el principio de un ciclo que puede llevar a la obesidad.
 
Por otro lado, también está el comedor “perfeccionista”, que no resiste una realidad imperfecta, se impone metas inalcanzables y al no cumplirlas silencia sus sentimientos negativos comiendo; o al comedor “por recompensa”, que busca estimular los sistemas dopaminérgicos o de recompensa del cerebro que producen placer, por lo que acuden a la mezcla de grasas y azúcares, que lo logra, como también los alimentos crujientes, como las papas fritas. Y al comedor “zombi”, que come carbohidratos simples (como el pan, masas), que actúan como los antidepresivos en el cerebro y lo hacen sentir como un zombi.
 
“Es complejo tratarlo sólo desde la perspectiva nutricional”, dice la nutricionista Daniela Ghiardo, de Clínica Las Condes. “Se debe enfrentar con un equipo multidisciplinario. Si le cuesta llevar un orden alimentario, hay estrategias de selección de alimentos que pueden servir. Por ejemplo, se sabe que las proteínas producen más saciedad que los azúcares”, indica. A ellos puede ayudarlos llevar un diario de sus comidas, reflexionar y, si falla, recomenzar.
 
 
Vista 1628 veces
Leer articulo completo

Noticias relacionadas

Atención a los trastornos de la conducta alimentaria durante el embarazo

13 de noviembre, 2019 Tratamiento y Recuperación

Son inusuales, pero pueden ser riesgosos. ¿Cómo tratarlo?

Leer más

Errores comunes al hacer dieta

26 de septiembre, 2019 Alimentación saludable

Evitar las proteínas y ayunar por periodos largos son unos de los principales errores que cometen las personas al hacer dieta.

Leer más

Comentarios

Comments
Este post actualmente no tiene comentarios