BlogVolver al blog

“Ya no le tengo miedo a volver a subir (de peso), porque cambié mis hábitos”

09 de noviembre, 2017 Alimentación saludable
María Begoña Martínez, estuvo toda su vida luchando contra el sobrepeso y la bulimia. Hoy a los 45 años, gracias al Centro de Nutrición y Bariátrica de Clínica Las Condes, bajó de peso y aprendió a “vivir mejor”.


“Toda la vida he tenido problemas de sobrepeso, desde los 15 años. Recorrí todos los médicos, me dieron todos los tipos de pastillas, con drogas, sin drogas, con estrellitas, sin estrellitas… Recorrí todo. Y al final ya estaba traumada. Los doctores me decían: “Te voy a disfrazar de flaca, tú vas a ser flaca, pero porque te voy a dar estos remedios, porque siempre vas a ser gorda”.

Yo lloraba y estaba convencida de que todo lo que me llevaba a la boca me engordaba. Y aunque con los tratamientos lograba bajar 10 kilos, siempre me sentía gorda. Me marcó tanto todo eso, que pasé por bulimia, me metí los dedos en la boca, vomitaba siempre…, pasé por todo. Pero llegó un minuto en que me dije: “Por salud no puedo seguir tomando más pastillas, soy mamá, tengo niños y tengo que empezar a aprender a comer sano, tengo que buscar una persona que me ayude de otra forma”.

Y justo un día por televisión hablaron del Centro de Nutrición y Bariátrica y pensé en probar: “Este va a ser mi último intento de adelgazar, porque no puedo seguir toda mi vida igual”, me dije el año pasado.

Estaba aburrida de ir a comprarme ropa, pedir una cosa y que me dijeran que no estaba en mi talla o que quedaban prendas solamente en verde pistacho y mostaza. En el intertanto fui a una endocrinóloga que me aconsejó operarme, pero no era lo que yo quería.

Pedí una hora con la nutrióloga de Clínica Las Condes, la doctora María José Scaffi: me entendió inmediatamente. Me dijo que yo no era de esas personas que estaban con sobrepeso porque comiera mucho, que muchas veces en el sobrepeso había componentes psicológicos o genéticos, o que podía ser por mala alimentación. Y yo comía pésimo. A veces tomaba desayuno y después no comía en todo el día, porque sentía que todo lo que comía me engordaba. En mi casa siempre he comido distinto al resto.

Tengo dos hijas y siempre me han visto súper preocupada de la comida. La doctora me dijo que tenía que alimentarme bien, que había formas de comer sano, me dio una lista de comida y la kinesióloga me dijo que tenía que hacer ejercicios.

Al poco tiempo empecé a ver cambios mucho más rápidos que otras veces. La lista de alimentos es súper razonable, de hecho, es más de lo que yo comía normalmente y puedo salirme de la dieta los fines de semana. Desde junio del año pasado he bajado nueve kilos y la meta es bajar cuatro más.

Pero lo veo cercano, porque he aprendido a comer más sano, a ordenarme, a ser más organizada. Vivo mejor. Y ya no le tengo miedo a volver a subir, porque cambié mis hábitos: ahora tengo en el auto una bolsita con almendras o nueces, y en el celular tengo alarmas que me suenan cuatro veces al día, porque ahora me preocupo de comer”.
 
Vista 1582 veces
Leer articulo completo

Noticias relacionadas

Día Mundial de la Obesidad: consejos de prevención de nuestros expertos

04 de marzo, 2024 Alimentación saludable

Este lunes 4 de marzo se conmemora el Día Mundial de la Obesidad con el objetivo de concientizar a las personas sobre esta enfermedad, que según la Organización Mundial de la Salud (OMS), ha alcanzado proporciones epidémicas a nivel mundial. 

Leer más

El Poder Antiinflamatorio de las frutas de verano

12 de febrero, 2024 Adultos

Durante el verano, la naturaleza nos brinda un regalo refrescante y lleno de beneficios para la salud: las frutas de verano. Más allá de su delicioso sabor, frutas, como las frutillas, moras, frambuesas, maqui y cerezas, destacan por sus propiedades antiinflamatorias, convirtiéndolas en aliadas fundamentales para mantener el equilibrio del cuerpo y prevenir el estrés oxidativo.

Leer más

Comentarios

Comments
Este post actualmente no tiene comentarios