BlogVolver al blog

Madre joven preocupada consolando a una hija adolescente

La salud mental de los jóvenes post pandemia

07 de septiembre, 2022 Bienestar Psicológico
Conoce el impacto del Covid-19 en los adolescentes y cómo poder reconocer señales de alerta.

Un reciente estudio realizado por UNICEF muestra que la crisis producida por el Covid-19 ha tenido un importante impacto en la salud mental de los adolescentes. El aislamiento y las largas cuarentenas ocasionaron estrés psicosocial y exacerbaron los síntomas de trastornos psicológicos.

Luego de meses de encierro, las consultas con especialistas en salud mental adolescente han aumentado en forma importante. Cuadros de ansiedad, tristeza, rabia, frustración, irritabilidad, problemas para dormir y trastornos alimentarios son cada vez más frecuentes. “Biológicamente hablando, los jóvenes son más vulnerables y están más expuestos al estrés, lo que los hace presentar más síntomas de ansiedad y depresión que otros grupos. La consolidación de la identidad es uno de los procesos claves en esta etapa y es aún más difícil durante un confinamiento prolongado, pues no logra permitir una adecuada búsqueda de uno mismo en relación con otros, no permite generar la distancia real necesaria -tanto física como emocional -de los padres y otros adultos y, a la vez, impide el acercamiento reasegurador con los pares. No es lo mismo, en términos de desarrollo, perder dos años durante la adolescencia que durante la vida adulta, ya que entre los 13 y 15 años se presentan muchos cambios a nivel biológico, sicológico y social” explica el doctor Alejandro Maturana, jefe de Psiquiatría Infantil CLC.

¿A qué señales debemos estar alertas?


El llamado a los padres es a observar eventuales cambios de conductas en sus hijos para no enfrentarse a situaciones de riesgo. Observar y prevenir son las primeras y más importantes herramientas de ayuda. En segundo lugar, contener, proteger, empatizar con sus sentimientos y lograr comunicarse de la manera lo más clara posible. “Muchas veces los padres no logran ver la realidad y tienden a pensar que el mal humor, el silencio, la irritabilidad o el encierro en las piezas, son comportamientos propios de la edad, como parte del proceso adolescente. Sin embargo, en muchas oportunidades son síntomas que forman parte de los indicadores claves que son fundamentales en la prevención de una situación de riesgo”, explica el doctor Maturana.

Por lo tanto, los especialistas recomiendan considerar una evaluación adecuada, que permita tomar a tiempo las acciones precisas y para eso la consulta oportuna es fundamental. Además de la terapia y tratamiento farmacológico en caso necesario.

La familia: un pilar fundamental

“La familia y la parentalidad, ejercida por padres regulados, contenidos y que ejercen un rol más bien democrático, juegan un rol fundamental en la prevención de conductas de riesgo, siendo uno de los primeros agentes protectores y facilitadores del desarrollo sano de todo o toda adolescente”, dice el especialista.

Si el ambiente es el adecuado, el joven crecerá como una persona autónoma, capaz de enfrentarse a la vida, de resolver conflictos y de relacionarse con los demás. “Los estilos de crianza parental pueden tener un efecto positivo o negativo. Entre mayor sea el apoyo y la ayuda en el control conductual, es decir, mientras más involucrados estén los padres, menor es la posibilidad de conductas de riesgo como el consumo de drogas, la autoagresión, la violencia y los síntomas ansiosos y depresivos, entre otros”, agrega.

Señales de alerta de una depresión
 
  • Alteraciones del ciclo de sueño -insomnio o hipersomnia-.
  • Alteraciones del apetito.
  • Desánimo, falta de placer y motivación.
  • Dificultad para concentrarse y tomar decisiones.
  • Muy sensible a las emociones: tristeza, culpabilidad, rabia.
  • Pérdida de interés en las actividades que gustan realizar.
  • Bajo rendimiento escolar.
  • Pensamientos suicidas.
  • Abuso del cigarro, alcohol y drogas.

Consejo para los padres
 
  • Generar tiempos compartidos en familia con espacios de conversación y contención emocional.
  • Permitir a los adolescentes “estar solos”.
  • Transmitir tranquilidad, seguridad y confianza.
  • Ayudar a hacer frente a las adversidades y a tolerar la frustración.
  • Promover la adaptación al cambio de manera resiliente.
  • Estar siempre pendientes de cómo está su hijo o hija en el colegio y en casa, poniendo especial cuidado en ciertos cambios de conducta.

Tratamiento y apoyo
 
  • Buscar tratamiento profesional oportuno y correcto para evitar conductas autoagresivas y comportamientos suicidas.
  • Generar apoyo y vínculos positivos.

Medidas de prevención
 
  • Tener un buen hábito de sueño.
  • Realizar deporte.
  • Mantener una alimentación saludable.
  • Evitar el uso de alcohol y/o drogas.
  • Participar en actividades escolares extraprogramáticas.
  • Compartir con pares afines.
  • Mantener una comunicación fluida y confiada con los padres y cuidadores.
  • Disponer de habilidades para el manejo del estrés.
  • Evitar el uso de las redes sociales que no aportan al bienestar.
  • Contar con redes de apoyo entre los amigos y la familia.





 
Vista 1754 veces
Leer articulo completo

Noticias relacionadas

FOMO: la ansiedad provocada por las redes sociales

20 de julio, 2022 Bienestar Psicológico

El uso de diferentes aplicaciones nos permite mantenernos en contacto con los demás, pero también ha influido en la aparición de distintos problemas que pueden afectar la salud mental, como es el caso de este síndrome que explicamos a continuación.

Leer más

Cómo tener una sana convivencia escolar

07 de julio, 2022 Bienestar Psicológico

Una mirada para entender el bullying. Conoce cómo detectarlo y controlarlo.

Leer más

Comentarios

Comments
Este post actualmente no tiene comentarios