Mi Clínica
 

Si desea crear su cuenta de acceso debe dirigirse a cualquier módulo de informaciones para solicitar su clave. En caso de no tenerla, puede pedirla aquí

 
 
logo clc
  logo clc
Recién Nacido

Claves sobre la lactancia que deberías conocer

La leche materna es el mejor alimento para los bebés, pues contiene todos los nutrientes necesarios para su desarrollo y crecimiento óptimo, además de aportar a la generación de un vínculo estrecho entre la madre y el hijo.
Debe ser el alimento exclusivo desde el nacimiento hasta los seis meses, mínimo, luego de lo cual puede complementarse con otros alimentos. ¿Cuánto hay que darles? ¿Cada cuánto? ¿Por qué no quiere tomar más? Son algunas de las preguntas frecuentes de las mamás primerizas, las que son respondidas por la enfermera matrona Jennifer Silva y la matrona y psicóloga Claudia Pérez,  especialistas de la clínica de lactancia de Clínica Las Condes.
 
-Fórmula desde el nacimiento: lo ideal es no introducir la fórmula desde el primer día, porque tiene consecuencias, dice la matrona. “El intestino del recién nacido ni siquiera está funcionando, si incorporamos fórmula vamos desencadenar un proceso inflamatorio no beneficioso. El estómago tiene el tamaño de una guinda y necesita gotas de calostro para moverse y hacer que el intestino comience a funcionar. La fórmula hay tratar de evitarla, preferir gotitas de calostro, que coloniza el sistema digestivo con bacterias para que pueda defenderse de gérmenes”, sostiene.
 
-Cada cuánto y cuánto amamantar: lo recomendado es la libre demanda, pero la cantidad que deban tomar las guaguas es relativa, porque va evolucionando y no requiere lo mismo a en todas las etapas. En general, si necesitan guardar para cuando la madre no esté disponible, lo recomendado es, en general, 30 ml por kilo de peso, siempre que sea cada 4 horas. Aunque lo que se observa es que los bebés suelen pedir cada 2 ó 3 horas.
 
-Primer mes: lo recomendable es que sea pecho exclusivo sobre todo primer mes de nacimiento, para poder establecer la lactancia antes de agregar una mamadera o un extractor. Cuando no hay dolor y la guagua ya está subiendo de peso se puede comenzar con la extracción, la leche tiene entonces todos los nutrientes y puede ser congelada.
 
-Tiempo en el refrigerador: una vez extraída, la leche materna puede mantenerse en el refrigerador -al fondo, donde no se exponga cada vez que abren la puerta- hasta tres días.
 
-Mellizos: se puede amamantar a dos niños, incluso al mismo tiempo, pero se requiere apoyo y práctica, por lo que se recomienda acudir a un servicio de lactancia desde antes del nacimiento del niño. Amamantar de forma simultánea no siempre se logra al primer momento, porque la mamá requiere conocer a cada guagua para saber cómo hacerlo. La ayuda externa es fundamental. “Es bastante agobiante, hay que animarla a que se puede lograr”, dice la enfermera matrona. Pérez aconseja ir manejándolos de a uno, para que se acoplen bien, porque no siempre están ambos alerta.
 
-Dolor en el pecho: es importante consultar si el dolor se extiende en el tiempo, porque puede ser la técnica de amamantamiento. Los primeros días sí o sí molesta, pero si sigue la molestia hay que consultar, pues puede interferir en la lactancia. Al mes de vida madre e hijo ya deberían estar disfrutando la lactancia.
 
-Cambios en las mamas: durante la primera semana se puede producir congestión mamaria, las mamas están más tensas, acaloradas y eso hace sentirlas molestas o que tienen mucha leche, aunque no es así. Esta congestion vascular dura dos o tres días, después se mantienen blandas por el resto de la lactancia. No tiene que ver con la cantidad de leche producida y no deberían volver a ponerse tensas, a no ser que pasen varios días sin amamantar.
 
-Mastitis: son complicadas, dolorosas y, en muchas ocasiones, necesitan tratamiento antibiótico y reposo. La mastitis es la obstrucción de un conducto de la glándula, que si no es tratado a tiempo se infecta, pero –si bien hay mamas más propensas- se pueden prevenir evitando pasar largos periodos sin amanantar, usando ropa interior holgada, acoplar correctamente. Pérez agrega que se pueden trabajar sin llegar al antibiótico, con el vaciamiento frecuente, masajes, poniendo a la guagua a ese lado y usando antiinflamatorio cada 8 horas. A veces eso es suficiente, pero es necesario el conocimiento de los síntomas para estar alerta y manejarlos.


  Vista 704 veces