Mi Clínica
 

Si desea crear su cuenta de acceso debe dirigirse a cualquier módulo de informaciones para solicitar su clave.

 
 
logo clc
  logo clc

Sarcoma de tejidos blandos

Los sarcomas son un grupo amplio de tumores malignos que pueden aparecer casi en cualquier parte del organismo y afectan a personas jóvenes y ancianas por igual. Pueden originarse en todo tipo de tejidos blandos del organismo, incluidos nervios, grasa, músculo y vasos sanguíneos. Los sarcomas también pueden aparecer en prácticamente cualquier órgano, como pulmones, corazón, tubo digestivo, hígado, riñones y extremidades.

Más de la mitad de los sarcomas de tejidos blandos, alrededor del 60%, aparecen en los brazos y las piernas. Otros focos habituales de sarcoma son el tronco (20% de los casos), el abdomen (15%) y la región de la cabeza y el cuello. Si desea más información sobre los sarcomas que aparecen en el cartílago y el hueso, consulte cáncer de hueso.

Cabe destacar que hay más de 30 tipos diferentes de sarcomas de tejidos blandos malignos. Pueden clasificarse simplemente según los tipos de células afectadas: grasa, músculo liso, músculo esquelético, tejido nervioso, articulaciones, vasos sanguíneos o linfáticos y tejido fibroso. También hay una categoría de sarcomas de tipo indeterminado o mixto.
Los sarcomas próximos a la superficie de la piel son fáciles de detectar, pero los ubicados en zonas más profundas del organismo pueden no ser evidentes hasta que crezcan.

Los síntomas del sarcoma comprenden: bulto nuevo, bulto que parece estar aumentando de tamaño, dolor abdominal (cuando el tumor es lo bastante grande como para afectar órganos próximos), sangre en las heces o vómitos, anemia inexplicada, dolor nuevo tras algún tipo de lesión.

La presencia de uno o más de los síntomas citados no implica necesariamente que tenga un sarcoma de tejidos blandos. Sin embargo, es importante que consulte estos síntomas con su médico, ya que podrían indicar otros problemas de salud.