Mi Clínica
 

Si desea crear su cuenta de acceso debe dirigirse a cualquier módulo de informaciones para solicitar su clave.

 
 
logo clc
  logo clc
Cirugía Plástica y Reconstructiva

Unidad de pie diabético

Hombre toca su pie descalzo con ambas manos

La Unidad de Pie Diabético de Clínica Las Condes está orientada al tratamiento de pacientes diabéticos con úlceras en los pies para evitar amputaciones mayores.

Se estima que en Chile existen alrededor de 1.400.000 personas con diabetes y de ellas, entre un 3 y 4% tiene actualmente una úlcera. Las úlceras del pie diabético son el principal factor de riesgo para las amputaciones no traumática en personas con diabetes. El riesgo de amputación aumenta ocho veces cuando se presenta una úlcera y se estima que éste es 15 veces mayor en pacientes diabéticos comparado con personas sanas.

Es importante que el paciente diabético, tenga un control periódico con su médico tratante y así pesquisar oportunamente la aparición de heridas que pueden infectarse. En caso de presentar una úlcera crónica que no cicatriza o no evoluciona favorablemente con curaciones en un periodo de tres semanas, el paciente debería ser evaluado por un cirujano plástico para ver si existen otras alternativas de tratamiento.

Es importante realizar una evaluación y un diagnóstico oportuno para indicar un tratamiento reconstructivo adecuado y lograr el salvataje del pie (desde curaciones avanzadas hasta microcirugía). Cuando estas heridas no cicatrizan, la microcirugía permite la reconstrucción de defectos de cobertura. Esto consiste en la transferencia de tejido vascularizado desde alguna zona del cuerpo hacia el pie, reconstituyendo la irrigación mediante la conexión de los vasos sanguíneos utilizando un microscopio. Permite evitar amputaciones mayores, aportar tejido sano y bien irrigado para lograr el cierre de la herida. La supermicrocirugía, que es una técnica más demandante y sofisticada, es también una alternativa de tratamiento cuando se trata de pacientes con arterosclerosis severa y el tejido debe ser reconectado a venas y arterias de bastante menor diámetro que no se encuentran afectados por la enfermedad arterial. Es por esto que la microcirugía y la supermicrocirugía son técnicas de reconstrucción que permiten salvar la extremidad y evitar amputaciones.