Mi Clínica
 

Si desea crear su cuenta de acceso debe dirigirse a cualquier módulo de informaciones para solicitar su clave.

 
 
logo clc
  logo clc
Otorrinolaringología

Cirugía

Cirugía

La llamada cirugía del sueño busca remodelar la anatomía de la vía aérea superior, de forma de eliminar o minimizar los puntos de obstrucción. Puede realizarse en un sitio anatómico, o bien operarse simultáneamente varios puntos de la vía aérea: cirugía multinivel de la apnea del sueño.

 
  • A nivel nasal se puede realizar una corrección de desviaciones del tabique nasal y reducir de tamaño los cornetes nasales.
  • En la faringe se pueden extirpar las amígdalas y remodelar el paladar blando.
  • También se puede reducir de tamaño la base de la lengua, o bien, ampliar el esqueleto de la vía aérea con técnicas como el avance del geniogloso o el avance máxilo-mandibular.
  • Con menor frecuencia puede ser necesario realizar procedimientos en la epiglotis, cartílago ubicado en la parte alta de la laringe.
 

Cabe mencionar que nuevas tecnologías en la cirugía de la apnea del sueño incluyen la aplicación de radiofrecuencia (para reducir el volumen de los tejidos redundantes) y la cirugía robótica, que permite una excelente visualización y control de la cirugía de la base de la lengua. Cuando se seleccionan adecuadamente a los pacientes a ser operados, la cirugía tiene una alta efectividad para reducir los eventos de apnea y mejorar la calidad de sueño de los pacientes.

 

Se debe considerar que la cirugía, en especial la de faringe, es dolorosa y requerirá reposo y analgésicos por al menos 10 días.

 

En general, cuando se trata de una cirugía de amígdalas y adenoides en pacientes pediátricos, (especialmente en edad preescolar) presenta un trastorno respiratorio del sueño y se le diagnostica una hipertrofia de amígdalas y adenoides, la adenoamigdalectomía es curativa en la mayoría de los casos, por lo que constituye la primera línea de tratamiento en estos pacientes.

 

Dispositivos de avance mandibular:

 

En algunos casos se puede indicar el uso, durante la noche, de unos dispositivos intraorales que adelantan la posición de la mandíbula, con lo cual se avanza la lengua y se despeja la parte más inferior de la vía aérea faríngea. Son diseñados y adaptados por un equipo de odontólogos especializados. Tienen una alta efectividad en tratar a pacientes con apnea del sueño leve. Sin embargo, a largo plazo pueden generar molestias dentales y en la articulación témporo-mandibular.

 

Terapia miofuncional:

 

Es un tratamiento realizado por fonoaudiólogos, que busca entrenar y tonificar la musculatura de la boca y la faringe, de modo de disminuir su tendencia al colapso y obstrucción durante la noche. Tiene buenos resultados en pacientes con roncopatía simple y con apnea del sueño leve.

 

Medidas posturales:

 

Algunos pacientes tienen apnea del sueño sólo al dormir en decúbito supino (“de espalda”), o bien el problema aumenta mucho en esta posición. En estos casos, puede ser una estrategia simple pero muy efectiva el reeducar la posición que el paciente adquiere al dormir: utilizando unas poleras con una pelota adherida a la espalda, se obliga al paciente a dormir de costado.