Mi Clínica
 

Si desea crear su cuenta de acceso debe dirigirse a cualquier módulo de informaciones para solicitar su clave.

 
 
logo clc
  logo clc
Otorrinolaringología

¿Qué factores contribuyen con la apnea del sueño?

Madre abraza a su hija pequeña, quien sonríe con sus brazos en el aire

Hay una serie de elementos que contribuyen con la aparición del ronquido y la apnea del sueño en los adultos:

  • Sobrepeso y obesidad: En estos pacientes se producen acúmulos de tejido adiposo (grasa) en las paredes de la vía aérea y en especial en la lengua, estrechando el espacio para el flujo respiratorio.
  • Obstrucción nasal crónica: Los pacientes con desviación del tabique nasal, crecimiento de los cornetes nasales y rinitis alérgica tienen mayor tendencia a roncar y su sueño es poco reparador.
  • Mentón retraído: Esta condición, conocida como retrognatia, hace que la lengua tienda a desplazarse hacia posterior, obstruyendo la faringe y aumentando el riesgo de presentar ronquidos y apnea del sueño. Existen algunos cuadros congénitos en que la mandíbula está muy retraída (síndrome de Pierre Robin), por lo cual esos niños presentan ronquidos intensos y apnea del sueño.
  • Edad: El ronquido y la apnea del sueño es más frecuente cuando avanza la edad, en la medida que los tejidos de la vía aérea se van volviendo más laxos y colapsables. Se estima, en términos generales, que entre un 30-50% de los hombres menores de 50 años ronca, y la frecuencia del ronquido aumenta a un 50-70% en los adultos sobre los 50 años. Diversos estudios sugieren que la prevalencia de la apnea del sueño es del 10% de los hombres entre 30 y 49 años, y del 17% de los hombres entre 50 y 70 años. Sin embargo, este problema no es exclusivo de los adultos: entre un 5 y 10% de los niños presentan un ronquido habitual, y entre el 1-4% de los niños son portadores de apnea del sueño. En la edad pediátrica, la mayor incidencia de estos problemas se da entre los 2 y 6 años, pero en este grupo las condiciones que llevan a la obstrucción respiratoria son diferentes a las de los adultos.
  • Hipotonía: Existen condiciones en las cuales el tono muscular es menos al normal, con lo cual hay una mayor tendencia a que se obstruya la vía aérea durante el sueño. Es el caso de pacientes con síndromes genéticos como la trisomía 21 (síndrome de Down) o en niños que han sufrido una parálisis cerebral, producto de una isquemia (falta de oxigenación) o infecciones en el período perinatal.
  • Género: Los hombres sufren con mayor frecuencia de ronquidos y apnea del sueño que las mujeres. Sin embargo, después de la menopausia, las diferencias entre hombres y mujeres se minimizan, afectando estos problemas a ambos sexos por igual.
  • Hipertrofia amigdalina: Cuando las amígdalas crecen en forma exagerada, pueden obstruir parcialmente la vía aérea a nivel faríngeo, dificultando el flujo respiratorio en la noche y aumentando el riesgo de que aparezcan apneas. Si bien es poco habitual que un adulto tenga amígdalas grandes, ésta es la primera causa de ronquidos y apnea del sueño en niños, en especial entre los 2 y 5 años.