Mi Clínica
 

Si desea crear su cuenta de acceso debe dirigirse a cualquier módulo de informaciones para solicitar su clave.

 
 
logo clc
  logo clc
Centro de Nutrición y Bariátrica

El Agua: Hidratación y Cantidad recomendada

El agua

Agua

El agua es un componente de nuestra naturaleza que ha estado presente en la Tierra desde hace más de 3.000 millones de años.

Ocupa tres cuartas partes de la superficie del planeta.

Su naturaleza se compone de tres átomos, dos de oxígeno que unidos entre si forman una molécula de agua, H2O.

Componentes Cantidad Unidades
Cloruro de sodio 24,0 gramos
Cloruro de magnesio 5,0 gramos
Sulfato neutro de sodio 4,0 gramos
Cloruro de calcio 1,1 gramos
Cloruro de potasio 0,7 gramos
Bicarbonato de sodio 0,2 gramos
Bromuro de sodio 0,096 gramos
Ácido bórico 0,026 gramos
Cloruro de estroncio 0,024 gramos
Floruro de sodio 0,003 gramos
Agua destilada 1.000 mililitros
 
 

El agua es el componente más importante de todos los seres vivos.

En el caso del hombre y los animales superiores, el agua constituye cerca de las dos terceras partes de su peso, y nuestro organismo posee una serie de mecanismos que le permiten mantener constante su contenido de agua, mediante un ajuste entre los ingresos y las pérdidas de dicho líquido.

Agua y Composición Corporal

El contenido de agua en un hombre de 70 kilos es del 60% de su peso corporal, distribuyéndose de la siguiente forma:

  • 65% dentro de las células (agua intracelular).
  • 35% en espacio extracelular (incluye agua intercelular, agua intravascular y agua de distintos compartimentos como el líquido cefalorraquídeo).

El 70% de la masa magra (masa libre de grasa) del cuerpo humano está hecha de agua.

Agua, Equilibrio Hídrico y Funciones Fisiológicas

Es posible sobrevivir algunos días sin alimentos, pero no es posible sin agua. En el cuerpo no existen reservas de agua como en el caso de las reservas de grasa. Por lo anterior, las cantidades que se pierden cada 24 horas deben reponerse para conservar la salud y eficiencia de cada organismo.

Cuando la cantidad de líquido ingerido es equivalente a lo perdido, se alcanza un estado que se denomina "equilibrio hídrico". En la vida diaria, los ingresos de líquidos son a través de la ingesta de agua, a través del agua contenida en los alimentos y a través del agua producida en el metabolismo de los alimentos para transformase en energía. Por otro lado, las pérdidas de agua ocurren a través de la orina y las heces (o deposiciones), la transpiración y la exhalación.

Agua potable y Agua Mineralizada

El agua potable tiene dos orígenes: aguas superficiales (ríos, lagos y embalses) y aguas subterráneas (pozos y fuentes). Debe ser incolora, inodora e insípida, pero en la realidad no es así. Hay gran diferencia entre el agua procedente de un grifo con la que se puede obtener de una fuente natural. Su color, olor y sabor son muy diferentes. Al igual pasa cuando el agua proviene de distintas zonas geográficas. En este caso, puede afectar a nuestro organismo aunque sea agua potable, ya que puede tener microorganismos a los que nuestro cuerpo no este acostumbrado y necesite unos días de adaptación.

Para que el agua sea potable no debe tener o sólo tener una poca cantidad de los siguientes químicos:

  • Arsénico.
  • Antimonio.
  • Bario.
  • Benceno.
  • Atrazina.

Tampoco debe tener estos microorganismos dañinos:

  • Giardia Lamblia.
  • Legionella.

El agua mineralizada puede ser natural o artificial. El agua mineral natural se obtiene de una fuente surgente o de un acuífero. El agua mineralizada artificialmente se elabora con agua de red urbana, a la que se adicionan minerales de uso permitido.