Mi Clínica
 

Si desea crear su cuenta de acceso debe dirigirse a cualquier módulo de informaciones para solicitar su clave.

 
 
logo clc
  logo clc

Tips de alimentación en viajes

Si bien es un tiempo de relajo, estar de vacaciones no significa olvidar los hábitos saludables. Con una buena planificación, se puede mantener un peso adecuado mientras se disfruta del merecido descanso.

Trabajamos todo el año soñando con esos maravillosos meses de verano. Nos preocupamos de mantener una dieta adecuada, vamos al gimnasio y nos preparamos para estar lo mejor que podamos para el día que comiencen nuestras esperadas vacaciones.

En esos días nos relajamos, disfrutamos con la familia, los amigos y, lo más importante, cambiamos de rutina. Pero esto último es, justamente, lo que muchas veces después nos pasa la cuenta: nos olvidamos de los hábitos saludables y gozamos de los más ricos aperitivos, almuerzos, panes, tortas, postres y muchas cosas calóricas que habíamos dejado de lado.

De acuerdo a lo recomendado por la nutrióloga de Clínica Las Condes, doctora Verónica Álvarez, cualquiera sea el plan para los días de descanso, hay que evitar subir aquellos kilos que habíamos dejado atrás. “En un viaje familiar, en un crucero, en la playa o en el lago, lo importante es permitirse una comida al día distinta a la dieta habitual, pero en pequeñas porciones. Por ejemplo, compartir un postre o probar del plato del compañero. Lo que hay que tener claro es que es posible disfrutar de una buena comida sin privación, pero con moderación”.

Dentro de las recomendaciones de la especialista del Centro de Nutrición y Enfermedades Metabólicas , también está el no saltarse comidas, tratar de no pasar más de cuatro horas sin ingerir alimentos y realizar alguna actividad física como caminar, andar en bicicleta, bailar o jugar paletas.

“No podemos olvidar el esfuerzo que se ha hecho durante todo el año: por esta razón en vacaciones es fundamental mantener el peso y ‘compensar’ de alguna manera lo que se come extra”, indica la nutrióloga.

A continuación, una serie de consejos que ayudarán en esta tarea:

En el hotel

  • No aceptes el mini bar.
  • Busca una tienda saludable cercana y compra snacks: yogurt diet, fruta, barras de cereal light.
  • Si estás en una cabaña o cuentas con un microondas, adquiere suficientes alimentos para preparar comidas saludables.
  • Si solicitas servicio a la pieza, sé específico. Esté o no en el menú, en la mayoría de los lugares no tendrán problema en adaptarse a tus necesidades.
  • Antes de salir de casa, entérate de qué ofrece tu lugar de destino en términos de actividad física: piscina, tenis, bicicletas o gimnasios (asegúrate de llevar ropa adecuada).
  • Aunque no tengas gimnasio, siempre hay un lugar donde ir a caminar.
 

En avión

  • Trata de comer liviano antes de ir al aeropuerto. Muchas veces uno come mucho, sólo porque las cosas están disponibles o estás aburrido.
  • Si comes en el aeropuerto, pasa un rato buscando alimentos saludables (ensaladas, fruta fresca, sopas de verduras o pollo asado, café con leche descremada).
  • Mientras permanezcas en el aeropuerto, aprovecha cualquier oportunidad para mantenerte activo: camina, usa las escaleras y no los ascensores ni las cintas y traslada tú el equipaje. Después de todo pasarás un buen tiempo sentado durante el vuelo.
  • Al reservar tu pasaje pide comida especial, las típicas comidas de avión pueden ser muy calóricas (una orden especial para diabéticos, baja en grasa, vegetariana o religiosa pueden estar disponibles).
  • Bebe agua, un vaso (200 cc) por hora de vuelo. La deshidratación puede causar fatiga. Evita el alcohol y cafeína durante el vuelo porque aumentan la deshidratación.
  • Camina dentro del avión un par de veces si el vuelo es muy largo.
 

En crucero

  • Estos viajes son conocidos por su “estilo gourmet y de buena cocina”. Ante esto, ten moderación en el tamaño de las porciones que te sirvas. Esa puede ser la clave.
  • En los buffetes sirve tu plato sólo una vez.
  • Si te tientas con algo “prohibido”, trata de compensarlo con ensaladas y una comida más liviana el resto del día.
  • Al pedir un postre, no lo hagas todos los días y, cuando lo hagas, compártelo con alguien.
  • Hay que estar atento, ya que muchos cruceros ofrecen un menú light.
  • Cuando hagas tu orden, sé específico en lo que quieres y lo que no. Así puedes omitir un ingrediente o pedir cómo quieres la preparación.
  • Planea ejercicios para cada día, seguramente será fácil encontrar dónde hacerlos.
  • Haz una caminata en la mañana y disfruta del aire fresco.
 

Viajes en auto

  • Empaque un cooler lleno de colaciones sanas e incluso comidas completas (frutas frescas, botellas de agua, bebidas Light, yougurt diet).
  • Sé cauteloso con los alimentos rápidos y los restoranes del camino. Si no tienes otra opción, elije lo menos calórico posible (sándwich de ave, churrasco tomate).
  • Una manera de evitar exceso de calorías y grasa es evadir la mayonesa, salsas especiales, palta y queso (si puedes, usar mostaza).
  • Opte por productos no apanados o incluso prefiera porciones para niños o sólo el plato de entrada.
 

TE PUEDE INTERESAR

¿Quieres mantener la línea durante estos meses de invierno? Entonces sigue nuestras recomendaciones.

Si bien es un tiempo de relajo, estar de vacaciones no significa olvidar los hábitos saludables. Con una buena planificación, se puede mantener un peso adecuado mientras se disfruta del merecido descanso.

En este período de descanso y celebración es importante no dejar de lado nuestra alimentación.

Conoce qué hacer para que en las fiestas de navidad y año nuevo no descuidemos nuestra alimentación.

En los días fríos comemos, generalmente, alimentos más calóricos y dejamos de lado la actividad física. ¿Qué hacer?